¿Po­drá so­por­tar Es­pa­ña 4.000.000 de ba­jas de clien­tes de ban­da an­cha?

Cer­ca de cua­tro mi­llo­nes de ciu­da­da­nos no pue­den ac­ce­der a la ban­da an­cha en Es­pa­ña en fun­ción de su si­tio de re­si­den­cia. A es­te in­di­ca­dor ne­ga­ti­vo pa­ra el desa­rro­llo de la So­cie­dad de la In­for­ma­ción en Es­pa­ña se le po­drían su­mar ba­jas ma­si­vas de clien­tes del ADSL más len­to y ca­ro de Eu­ro­pa.

Las en­ti­da­des re­pre­sen­ta­ti­vas de la co­mu­ni­dad in­ter­nau­ta, los pro­fe­sio­na­les y los con­su­mi­do­res in­for­má­ti­cos en Es­pa­ña es­ti­man en cua­tro mi­llo­nes la ci­fra de clien­tes de ban­da an­cha ‑ADSL y ca­ble- que po­drían dar­se de ba­ja si fi­nal­men­te se con­fir­ma el acuer­do que RED­TEL es­tá ne­go­cian­do con las so­cie­da­des de ges­tión de los de­re­chos de au­tor aban­de­ra­das por la SGAE, pa­ra que en Es­pa­ña se den tres avi­sos an­tes de des­co­nec­tar o ra­len­ti­zar la co­ne­xión a In­ter­net por usar re­des P2P.

A la dis­mi­nu­ción de in­gre­sos se su­ma­rían las po­si­bles in­dem­ni­za­cio­nes que po­drían de­ri­var­se por in­cum­pli­mien­to de con­tra­to de las ope­ra­do­ras y las san­cio­nes apli­ca­bles en ba­se a los ar­tícu­los 8 (“Res­tric­cio­nes a la pres­ta­ción de ser­vi­cios y pro­ce­di­mien­to de coope­ra­ción in­tra­co­mu­ni­ta­rio”) y 11 (“De­ber de co­la­bo­ra­ción de los pres­ta­do­res de ser­vi­cios de in­ter­me­dia­ción”) de la Ley 342002, de 11 de ju­lio, de Ser­vi­cios de la So­cie­dad de la In­for­ma­ción y de Co­mer­cio Elec­tró­ni­co, mo­di­fi­ca­do por la Ley 562007, de 28 de di­ciem­bre, de Me­di­das de Im­pul­so de la So­cie­dad de la In­for­ma­ción.

Mien­tras las ope­ra­do­ras de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes tra­tan de sor­tear la cri­sis, las so­cie­da­des de ges­tión de los de­re­chos de au­tor in­ten­tan con­se­guir pre­ben­das pa­ra las em­pre­sas pro­duc­to­ras de con­te­ni­dos, tra­tan­do de con­ven­cer a to­do el mun­do de que el in­ter­cam­bio de ar­chi­vos en­tre par­ti­cu­la­res por In­ter­net es un ac­to de­lic­ti­vo y que su­po­ne fuer­tes pér­di­das al sec­tor de en­tre­te­ni­mien­to.

Sin em­bar­go tan­to la fis­ca­lía co­mo las sen­ten­cias dic­ta­das es­ta­ble­cen que el in­ter­cam­bio de ar­chi­vos con copy­right res­tric­ti­vo por re­des P2P no es un de­li­to y no es pu­ni­ble de nin­gu­na for­ma cuan­do se tra­ta de ar­chi­vos pú­bli­cos o ba­jo li­cen­cias copy­left (la ma­yo­ría de los ca­sos).

Las pro­pias en­ti­da­des de ges­tión de de­re­chos de au­tor han re­co­no­ci­do en el “In­for­me de la in­dus­tria de con­te­ni­dos en Es­pa­ña”, pu­bli­ca­do por ASI­ME­LEC, que no hay una ba­ja­da de in­gre­sos en el sec­tor y que so­lo la mú­si­ca tie­ne un re­tro­ce­so en la ven­ta a tra­vés del ca­nal tra­di­cio­nal (aun­que no se in­for­ma del au­men­to de in­gre­sos por, en­tre otros, ac­tua­cio­nes en di­rec­to, des­car­gas y pu­bli­ci­dad).

Lo cier­to es que las ne­go­cia­cio­nes que se es­tán lle­van­do a ca­bo ba­jo el aus­pi­cio del Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra, pue­den su­po­ner que al­gu­nas de las em­pre­sas más sol­ven­tes y con ma­yor ca­pa­ci­dad tec­no­ló­gi­ca de Es­pa­ña em­pie­cen a per­der clien­tes a mar­chas for­za­das. Lo que re­per­cu­ti­rá en su cuen­ta de re­sul­ta­dos y en su ca­pa­ci­dad de man­te­ner el em­pleo.

Pe­ro lo más gra­ve es que un acuer­do de es­ta na­tu­ra­le­za aten­ta con­tra la li­bre com­pe­ten­cia, fre­na en se­co el ac­ce­so a la So­cie­dad de la In­for­ma­ción en Es­pa­ña me­nos­ca­ban­do los de­re­chos ci­vi­les de los ciu­da­da­nos y ale­jan­do aún más el de­re­cho cons­ti­tu­cio­nal de ac­ce­so a la cul­tu­ra y al co­no­ci­mien­to.

Fir­ma­do: NO­SO­TROS.

Pon tu fir­ma pu­bli­can­do el tex­to en tu si­tio de In­ter­net.