De vuel­ta a Rod­den­berry

Co­mo con­ta­ba en uno de los pri­me­ros posts de es­te blog, an­te­rior­men­te de­jé mo­rir otro, que de­di­qué al cua­ren­ta ani­ver­sa­rio de Star Trek. En ese mo­men­to (agos­to de 2005) En­ter­pri­se aca­ba­ba de ser can­ce­la­da, Rick Ber­man es­ta­ba aún al fren­te de La Fran­qui­cia y un tal Erik Jen­dres­sen ha­bía es­cri­to un borrra­dor de ST: XI. A fi­na­les de ese año Pa­ra­mount ini­cia­ba los con­tac­tos con J. J. Abrams pa­ra el re­lan­za­mien­to de la sa­ga, que no se ha­rían pú­bli­cos has­ta abril de 2006, con un ru­mor pu­bli­ca­do en Va­riety. La no­ti­cia fue ofi­cial el 15 de ju­lio de ese año.

Co­mo de­cía, en agos­to de 2005 co­men­cé ese blog, «De vuel­ta a Rod­den­berry», con un ar­tícu­lo que creía ha­ber per­di­do tras bo­rrar to­do ves­ti­gio de aque­lla bi­tá­co­ra, y que aca­bo de en­con­trar en un ar­chi­vo de tex­to per­di­do, lim­pian­do mi dis­co du­ro. Era un ar­tícu­lo ne­cro­ló­gi­co, que pre­ce­día ade­más, por des­gra­cia, a los obi­tua­rios de Ja­mes Doohan y Brock Pe­ters, muer­tos ese ve­rano.

En un tono me­lan­có­li­co bas­tan­te inusual, ima­gi­né, co­mo Ron Moo­re, que ST ha­bía aca­ba­do pa­ra siem­pre y que los fan­films, y en es­pe­cial ST: NV (nun­ca me ha­bía equi­vo­ca­do tan­to, co­mo ya con­té aquí), re­co­ge­rían el tes­ti­go de los uni­ver­sos de Rod­den­berry, Pi­ller, Behr, Moo­re y Co­to (hay que ha­cer jus­ti­cia). Lo que es­tá cla­ro es que me equi­vo­qué.

Co­mo ilus­tra­ción, re­pro­duz­co a con­ti­nua­ción aquel ar­tícu­lo, pa­ra el que le in­tere­se y a mo­do de au­to­he­me­ro­te­ca.

8.9.1966 †13.5.2005

Es­ta­mos asis­tien­do iner­mes a la muer­te de Star Trek. Por aban­dono o por can­san­cio. Pe­ro, ¿ve­re­mos su en­tie­rro?.

Re­cor­de­mos que a Kirk tu­vie­ron que ma­tar­lo un par de ve­ces pa­ra que el per­so­nal se hi­cie­ra a la idea. Pri­me­ro lo hi­cie­ron es­ta­llar y des­pués lo des­pe­ña­ron por un ris­co. Cuan­ta sa­ña. A Sis­ko, por lo me­nos, lo de­ja­ron ca­len­ti­to con los Pro­fe­tas, quién sa­be si lo sa­ca­rán al­gún día. Se ce­pi­lla­ron ade­más a Spock, a Tasha Yar, a Da­ta, a Jad­zia Dax, a al­guno más que no nom­bro o no re­cuer­do y a un sin­fín de al­fé­re­ces ga­fa­dos, pe­ro pe­se a quien pe­se, lo que sí es se­gu­ro es que La Fran­qui­cia se las pin­ta so­la pa­ra re­su­ci­tar a dies­tro y si­nies­tro. La cues­tión es si se­rá ca­paz de re­su­ci­tar­se a sí mis­ma, al más pu­ro es­ti­lo Fé­nix, por se­gun­da vez en cua­ren­ta años.

Por re­cor­dar la cro­no­lo­gía, el 8 de sep­tiem­bre de 1966, «The Man Trap», el sex­to fil­ma­do de los 79 epi­so­dios de la Se­rie Ori­gi­nal de Star Trek, se emi­tió por pri­me­ra vez en la ca­de­na NBC. El 3 de Ju­nio de 1969, «Tur­na­bout In­tru­der» ce­rró la emi­sión de la se­rie en su ter­ce­ra tem­po­ra­da. A par­tir de aquí, se ini­cia la emi­sión in­in­te­rrum­pi­da de la se­rie en los Es­ta­dos Uni­dos y en to­do el mun­do, y tras una fa­lli­da se­rie de ani­ma­ción, en 1979 se es­tre­na «Star Trek: The Mo­tion Pic­tu­re», a la que si­guie­ron nue­ve pe­lí­cu­las y cua­tro se­ries de te­le­vi­sión du­ran­te los si­guien­tes 26 años.

Nin­gún es­pec­tácu­lo au­dio­vi­sual, ni si­quie­ra Star Wars -pa­ra mí La Gue­rra de las Ga­la­xias, que es co­mo se lla­ma­ba en 1978-, ha ge­ne­ra­do y de­sa­rro­lla­do ja­más un uni­ver­so tan ex­ten­so y com­ple­jo den­tro de la cien­cia fic­ción. No ha­ble­mos del uni­ver­so eco­nó­mi­co que Pa­ra­mount ha con­se­gui­do; la mar­ca más ren­ta­ble del cua­dran­te des­de el Soy­lent Green. Pe­ro las me­di­cio­nes de au­dien­cia USA han si­do im­pla­ca­bles con En­ter­pri­se des­de su se­gun­do año de emi­sión, has­ta que lo que to­do el mun­do es­pe­ra­ba se pro­du­jo. La can­ce­la­ción. El pri­mer año des­de 1987 sin nue­va «Star Trek: al­go» en la te­le.

He­mos asis­ti­do des­de ha­ce unos me­ses a de­ba­tes en­con­tra­dos: des­de los más ra­di­ca­les se­gui­do­res de TOS KillEnterprise.com a las ex­tra­ñas y nun­ca es­cla­re­ci­das an­dan­zas de Tre­kU­ni­ted, des­de los ru­mo­res de re­no­va­ción de En­ter­pri­se, has­ta la po­si­ble Star Trek XI, cu­yo pri­mer bo­rra­dor pa­re­ce ha­ber si­do en­tre­ga­do ya a los eje­cu­ti­vos de Pa­ra­mount. El ca­so es que to­das las webs con no­ti­cias fres­qui­tas so­bre ST ya han de­ja­do de te­ner­las y se li­mi­tan (no es crí­ti­ca; no pue­den ha­cer otra co­sa) a man­te­ner­nos in­for­ma­dos so­bre las con­ven­cio­nes y los pe­ri­plos di­ver­sos de los ac­to­res de la sa­ga.

¿Hay es­pe­ran­za? Qui­zá ST no es­té muer­ta, ni se es­té mu­rien­do, co­mo es­cri­bió Ron Moo­re en un emo­cio­nan­te ar­tícu­lo del pa­sa­do fe­bre­ro: «Trek goes back to the fans». Pa­re­ce que sí, que ha vuel­to a las ma­nos de quie­nes real­men­te pue­den re­su­ci­tar ST: sus fans. Y dan­do fe de es­to ahí es­tán pro­duc­cio­nes co­mo Hid­den Fron­tier, Starship Exeter y so­bre to­do New Vo­ya­ges, que po­co a po­co si­guen ex­pan­dien­do el uni­ver­so trek, pa­ra­fra­sean­do el ca­pí­tu­lo de Fu­tu­ra­ma, whe­re no fan has go­ne be­fo­re.

Ya de­ja­re­mos pa­ra otro día la pre­gun­ta de ca­be­ce­ra: ¿Vol­ve­mos a Rod­den­berry? 

Co­mo post­da­ta, re­co­mien­do vi­va­men­te la lec­tu­ra del ar­tícu­lo ci­ta­do de Ron Moo­re. Es real­men­te bueno, y de­mues­tra el ca­ri­ño que aún con­ser­va por la se­rie a la que con­tri­bu­yó tan­to. Y a mo­do de con­ver­sión al op­ti­mis­mo, he de de­cir que, al mar­gen de lo que ha­ga Abrams, ST si­gue y se­gui­rá vi­vi­ta y co­lean­do, con esa suer­te de tras­cen­den­cia que otor­ga la me­mo­ria, eso sí, de los fans.