Al­cu­bie­rre y el mo­tor Warp

Hay una teo­ría ma­te­má­ti­ca que me tie­ne in­tri­ga­do y fas­ci­na­do des­de ha­ce unos años. La desa­rro­lló el fí­si­co me­xi­cano Mi­guel Al­cu­bie­rre, y con­sis­te en un mo­de­lo que su­pon­dría po­si­bles los via­jes a ve­lo­ci­da­des ma­yo­res que la de la luz. La Mé­tri­ca de Al­cu­bie­rre des­cri­be esen­cial­men­te el via­je de un ob­je­to de­for­man­do el es­pa­cio-tiem­po en sí mis­mo, ya que den­tro de él no se pue­de su­pe­rar la ve­lo­ci­dad de la luz, ha­cien­do que el mis­mo es­pa­cio-tiem­po pue­da ser de­for­ma­do a ve­lo­ci­da­des ma­yo­res. Un ejem­plo de fá­cil com­pren­sión es su­bir una es­ca­le­ra me­cá­ni­ca. La es­ca­le­ra se­ría en es­te ca­so el es­pa­cio-tiem­po, y el que sube, el ob­je­to que via­ja.

600px-Star_Trek_Warp_Field.pngLa teo­ría, o hi­pó­te­sis, o lo que sea, evi­den­te­men­te, no se sus­ten­ta si no exis­te la ener­gía ca­paz de de­for­mar ese es­pa­cio-tiem­po; se ne­ce­si­ta­ría ope­rar con ma­te­ria de den­si­dad ne­ga­ti­va o ma­te­ria exó­ti­ca, des­co­no­ci­da pa­ra no­so­tros aho­ra.

No es en sí la teo­ría lo que me ma­ra­vi­lla, sino has­ta qué pun­to la cien­cia fic­ción más geek, con la que más iden­ti­fi­ca­do me sien­to, y vi­van los fri­kis del mun­do, es ca­paz de ins­pi­rar a cien­tí­fi­cos se­rios y res­pon­sa­bles, que lo im­po­si­ble pue­de ser po­si­ble, que el lí­mi­te del co­no­ci­mien­to es cer­cano al in­fi­ni­to y has­ta qué pun­to la ima­gi­na­ción y la reali­dad pue­den es­tar cer­ca­nas. En el tiem­po que vi­vi­mos, don­de se ha pa­sa­do de acep­tar uni­ver­sal­men­te la evo­lu­ción de las es­pe­cies a que ca­da vez más se ha­ble del crea­cio­nis­mo y del di­se­ño in­te­li­gen­te, la cien­cia, y ca­da vez con más fuer­za, nos de­mues­tra que pa­ra el hom­bre la úl­ti­ma fron­te­ra ca­da vez es­tá más cer­ca. Pa­ra di­se­ño, el de Al­cu­bie­rre.

PD. El ar­tícu­lo en es­pa­ñol de la Wi­ki­pe­dia lo in­ten­ta, pe­ro to­da­vía le que­da. Mu­cho me­jor el in­glés, mal que nos pe­se.