Aten­ción, spoi­lers (y II)

Un ami­go mú­si­co me de­cía que lo más im­por­tan­te al in­ter­pre­tar una pie­za era el prin­ci­pio y el fi­nal. Lo de­más es muy im­por­tan­te —teó­ri­ca­men­te igual de im­por­tan­te, es el desa­rro­llo y to­do eso — , pe­ro el pú­bli­co tie­ne una es­pe­cial reac­ción en esos dos mo­men­tos, y es­pe­cial­men­te en el fi­nal.

Cual­quier ave­za­do tre­qui re­cor­da­rá All good things [1. Ca­pí­tu­lo do­ble fi­nal de la se­rie Star Trek: La nue­va ge­ne­ra­ción.] co­mo uno de los me­jo­res fi­na­les (si no el me­jor) de to­das las se­ries de to­dos los tiem­pos. Da igual lo pé­si­mas que fue­ron las dos o tres pri­me­ras tem­po­ra­das. Uno aca­ba llo­ran­do a mo­co ten­di­do, no hay na­da que re­sol­ver y el ca­pí­tu­lo es so­ber­bio. Qué más se pue­de pe­dir.

Los se­ries fi­na­le en la cien­cia fic­ción ame­ri­ca­na (ex­cep­to en las can­ce­la­das pre­ma­tu­ra­men­te, cla­ro) son tra­di­cio­nal­men­te re­co­pi­la­to­rios; la ac­ción ya ha ter­mi­na­do o po­co le fal­ta, los pro­ble­mas se han re­suel­to y só­lo que­da el bro­che fi­nal. La guin­da del pas­tel, el re­ma­te, el co­lo­fón, lla­mé­mos­lo co­mo que­ra­mos. En es­ta tra­di­ción te­ne­mos los fi­na­les de Vo­ya­ger, En­ter­pri­se o Baby­lon 5, y por su­pues­to, de Es­pa­cio Pro­fun­do Nue­ve.

Ro­nald D. Moo­re fue co­pro­duc­tor eje­cu­ti­vo o su­per­vi­sor de pro­duc­ción en 128 epi­so­dios de Deep Spa­ce Ni­ne de 1994 a 1999. Es­cri­bió 30 de esos epi­so­dios, y ade­más fue co­guio­nis­ta de All good things (y de otros 27 ca­pí­tu­los de TNG[2. Tí­tu­lo abre­via­do de La nue­va ge­ne­ra­ción: The Next Ge­ne­ra­tion.]). El cu­rri­cu­lum es im­pre­sio­nan­te, y yo ya lo co­no­cía.

La de­cep­ción, pues, una vez vis­to el fi­nal de Battles­tar Ga­lac­ti­ca fue do­ble, o tri­ple. La es­truc­tu­ra del guión es­ta­ba cla­ra, y aquí de­bo ha­blar del pa­ra­le­lis­mo en­tre DS9 [3. Tí­tu­lo abre­via­do de Star Trek: Deep Spa­ce Ni­ne.] y BSG: ha­bía que ha­cer fun­da­men­tal­men­te dos co­sas. La pri­me­ra y más im­por­tan­te, ce­rrar las cues­tio­nes que ha­bían que­da­do sin re­sol­ver en la fre­né­ti­ca cuar­ta tem­po­ra­da; qué o quien eran Star­buck, Seis y Bal­tar (los otros Seis y Bal­tar), cuál era el pa­pel de He­ra en to­do es­te es­tra­fa­la­rio y oní­ri­co es­ce­na­rio, a dón­de se di­ri­gía la hu­ma­ni­dad y cuál se­ría su fu­tu­ro, el lí­der mo­ri­bun­do y el tea­tro de la ópe­ra, el des­tino de An­ders…

La se­gun­da era des­pe­dir a los per­so­na­jes de sus de­vo­tos fans, tras cua­tro tem­po­ra­das su­frien­do el ne­gro y abra­sa­dor des­tino de cua­ren­ta mil desahu­cia­dos va­gan­do por el uni­ver­so co­mo al­mas en pe­na.

Ni que de­cir tie­ne que nin­gu­na de las ta­reas a com­ple­tar lle­gó a buen tér­mino. No ten­go que con­tar na­da; na­da se re­sol­vió (sa­tis­fac­to­ria­men­te). Lo de los an­ge­li­tos fue una so­lu­ción rá­pi­da y fá­cil a un be­ren­je­nal fi­lo­só­fi­co-as­tro­ló­gi­co con de­ma­sia­das pre­ten­sio­nes. La muer­te de Lau­ra Ros­lin me re­cor­dó mu­cho el en­tie­rro de Kirk a ma­nos de Pi­card en Ge­ne­ra­tions.

Me que­do con la bo­ni­ta his­to­ria del pa­dre de Gaius Bal­tar y la en­tra­ña­ble Seis, y el con­mo­ve­dor re­la­to de la muer­te de la fa­mi­lia de Ros­lin, y vuel­vo a re­cor­dar mi se­rie de cien­cia fic­ción fa­vo­ri­ta. El fi­nal de la gue­rra del Do­mi­nio, el ge­no­ci­dio de ocho­cien­tos mi­llo­nes de car­das­sia­nos por or­den de La Fun­da­do­ra; Ro­mu­la­nos, Klin­gons y hu­ma­nos con­tra Je­m’Ha­dar y Breen, la cu­ra­ción de los me­ta­mor­fos, el sa­cri­fi­cio del Emi­sa­rio pa­ra con­fi­nar a los Pah’W­raith, las his­to­rias de amor y amis­tad de Mi­les O’­Brien y Ju­lian Bas­hir y Ez­ri Dax, la mar­cha de Sis­ko, la gran­dio­sa des­pe­di­da en el lo­cal de Vic Fon­tai­ne en la ho­lo­sec­ción, la so­le­dad de Ki­ra Nerys tras la mar­cha de Odo. Y tan­tas otras que en ese es­pec­ta­cu­lar epi­so­dio de ho­ra y me­dia es­ca­sa de­jan en bra­gas a la me­jor se­rie de cien­cia fic­ción de la his­to­ria.

Por eso DS9 es mi se­rie fa­vo­ri­ta de cien­cia fic­ción. Por­que des­pués de sie­te tem­po­ra­das no pu­de con­te­ner las lá­gri­mas en só­lo una ho­ra y me­dia. Por­que mien­tras veía ale­jar­se la es­ta­ción, Ki­ra y Ja­ke me es­ta­ban mi­ran­do a mí, que era el que real­men­te se iba. Ellos si­guen allí.

Ro­nald D. Moo­re in­ten­tó atra­par nues­tro co­ra­zón de la mis­ma ma­ne­ra en BSG. Es lo que no le per­dono, que no lo con­si­guie­ra.

Creo que Es­pa­cio Pro­fun­do fue la se­rie que lle­vó a Star Trek lo más le­jos que po­día lle­gar. Es­tá La Se­rie Ori­gi­nal, que es una re­fe­ren­cia y que mar­có la pau­ta, cam­bian­do la ma­ne­ra en que la cien­cia fic­ción se pre­sen­ta­ba en la te­le­vi­sión, al me­nos la ba­sa­da en el es­pa­cio. En­ton­ces vino La Nue­va Ge­ne­ra­ción, la cual, pe­se a to­dos sus le­gí­ti­mos lo­gros, no de­ja­ba de ser una va­ria­ción del ori­gi­nal, era aún pa­re­ci­da. Va­le, era otra na­ve, era otro ca­pi­tán, era di­fe­ren­te, pe­ro era una va­ria­ción del ori­gi­nal. En­ton­ces lle­gó Es­pa­cio Pro­fun­do, y ju­gó la par­ti­da de otra ma­ne­ra. Di­jo ‘va­le, ¿tú crees que sa­bes lo que es Star Trek?’ Pon­gá­mos­la en una es­ta­ción es­pa­cial, y ha­gá­mos­la más os­cu­ra y ha­ga­mos una his­to­ria con­ti­nua, y desafie­mos al es­pec­ta­dor con­ti­nua­men­te so­bre lo que sig­ni­fi­ca es­te icono ame­ri­cano [Star Trek]. Pien­so que fue el úl­ti­mo lo­gro de la fran­qui­cia. Per­so­nal­men­te creo que es la me­jor se­rie de to­das, una ma­ra­vi­llo­sa obra». Ro­nald D. Moo­re, 2002

PD. Sci­Fi Es­pa­ña ha anun­cia­do que es­tre­na la se­gun­da par­te de la cuar­ta tem­po­ra­da de BSG el 11 de ju­nio. Ca­ri­ño­sa­men­te, que les den por cu­lo.