Atro­pe­llo

Nues­tro go­bierno ha con­se­gui­do dos hi­tos his­tó­ri­cos: el pri­me­ro, po­ner de acuer­do —en su con­tra— a una bue­na par­te del elec­to­ra­do pen­san­te de iz­quier­da y de­re­cha; el se­gun­do, que yo mien­te la po­lí­ti­ca abier­ta­men­te en es­te blog.

Nues­to go­bierno quie­re apro­bar una ley que cons­ti­tu­ye el ma­yor atro­pe­llo a la li­ber­tad y los de­re­chos fun­da­men­ta­les de to­da la de­mo­cra­cia, só­lo su­pe­ra­da por el frus­tra­do gol­pe de es­ta­do de fe­bre­ro de 1981 y la fra­ca­sa­da Ley Cor­cue­ra, más co­no­ci­da por la Ley de la pa­ta­da en la puer­ta.

No so­lo es una ley mons­truo­sa por lo que sig­ni­fi­ca, —que en la prác­ti­ca cual­quier web po­drá ser ce­rra­da si la co­mi­sión crea­da al efec­to lo con­si­de­ra opor­tuno— sino por el agra­vio com­pa­ra­ti­vo que su­po­ne pri­mar un su­pues­to de­li­to (con­tra la pro­pie­dad in­te­lec­tual) fren­te a la in­men­sa ma­yo­ría del res­to de ellos. Y di­go su­pues­to por­que las webs de en­la­ces, que son las su­pues­tas víc­ti­mas de la nue­va ley, has­ta el día de la fe­cha han ga­na­do prác­ti­ca­men­te to­dos los jui­cios a los que se han vis­to so­me­ti­das.

No en­tro a va­lo­rar nues­tras le­yes de pro­pie­dad in­te­lec­tual, ni el su­pues­to pro­ble­ma de las des­car­gas, por­que ya me he sa­li­do bas­tan­te de la lí­nea edi­to­rial de mi blog. Pa­ra eso hay mi­les de fo­ros más pre­pa­ra­dos y ame­nos. Pe­ro a lo que no es­toy dis­pues­to es a que pi­so­teen y ame­na­cen mis li­ber­ta­des con el pre­tex­to de que su in­dus­tria se hun­de.

Cuan­do to­dos sa­ben que la in­dus­tria real­men­te se hun­de ha­cien­do co­sas co­mo es­ta.

Y si quie­ren más in­for­ma­ción pue­den leer es­to.