Cua­ren­ta y tan­tos

ent

Star Trek tam­bién es de mi quin­ta —un añi­to ma­yor — . El pa­sa­do día 8 cum­plió cua­ren­ta y tres cas­ta­ñas, só­lo cua­tro me­ses des­pués del es­treno de la un­dé­ci­ma pe­lí­cu­la de la sa­ga.

Ha­ce cua­tro años, en ma­yo de 2005, Pa­ra­muount Te­le­vi­sion can­ce­la­ba la quin­ta se­rie de la sa­ga (sex­ta si con­si­de­ra­mos La Se­rie Ani­ma­da), tras die­cio­cho años in­in­te­rrum­pi­dos de exis­ten­cia te­le­vi­si­va, de­bi­do a los po­bres ín­di­ces de au­dien­cia que se es­ta­ban re­gis­tran­do, tal co­mo pa­só con la se­rie ori­gi­nal en 1969.

En­ton­ces una bue­na par­te de los fans de ST, aun­que cons­ter­na­dos, pen­sá­ba­mos que tan­tos años de emi­sión eran de­ma­sia­dos, que la fran­qui­cia se es­ta­ba ago­tan­do y que la se­quía en el te­rreno crea­ti­vo era in­mi­nen­te. In­tu­yo que to­do aque­llo era pa­ra con­so­lar­nos; nos gus­ta­ba Star Trek y apar­tar­la de la te­le­vi­sión era una ver­da­de­ra pu­tada.

Des­de en­ton­ces el CD ha da­do pa­so al MP3 y Spo­tify ha re­vo­lu­cio­na­do la ma­ne­ra de es­cu­char mú­si­ca. El DVD es­tá prác­ti­ca­men­te muer­to, y no sa­be­mos quién he­re­da­rá, si el du­bi­ta­ti­vo Blu-Ray o di­rec­ta­men­te Ma­triosh­ka [1. Ma­triosh­ka es la co­rrec­ta trans­crip­ción fo­né­ti­ca de Mat­pëш­ka, la tí­pi­ca mu­ñe­ca ru­sa que da nom­bre al con­te­ne­dor de ar­chi­vos de ví­deo en al­ta de­fi­ni­ción, pa­ra en­ten­der­nos pe­ro sien­do in­exac­to, equi­va­len­te al DivX y si­mi­la­res en ba­ja.], la me­mo­ria flash (aho­ra que ad­vie­ne USB 3.0) o al­gún ser­vi­cio de strea­ming de pa­go o con pu­bli­ci­dad.

Del mis­mo mo­do que ocu­rrió po­co des­pués de la can­ce­la­ción de la pri­me­ra se­rie de Star Trek, la in­dus­tria te­le­vi­si­va es­ta­dou­ni­den­se, jun­to con bue­na par­te de las gran­des com­pa­ñías que anun­cian sus pro­duc­tos en sus ca­de­nas, se han reu­ni­do pa­ra ex­pre­sar su des­con­ten­to y ana­li­zar los sis­te­mas y mé­to­dos de me­di­ción de au­dien­cias —que cu­rio­sa­men­te, y des­de los años 50, mo­no­po­li­za la com­pa­ñía Niel­sen— ya que és­tas no pa­re­cen co­rres­pon­der­se con los re­sul­ta­dos co­mer­cia­les.

Al igual que a fi­na­les de los 60 no se te­nían en cuen­ta las au­dien­cias de­mo­grá­fi­cas (sec­to­res de la po­bla­ción con ca­rac­te­rís­ti­cas de­ter­mi­na­das a las que ofre­cer pro­duc­tos di­fe­ren­cia­dos), sino las au­dien­cias to­ta­les, en la ac­tua­li­dad no se tie­nen en cuen­ta pa­ra di­chas me­di­cio­nes los pro­gra­mas que el pú­bli­co gra­ba y ve pos­te­rior­men­te, los ba­ja­dos de in­ter­net, los vis­tos on­li­ne en las pá­gi­nas web de las ca­de­nas ni los vis­tos fue­ra de los Es­ta­dos Uni­dos por los in­ter­nau­tas.

Es un he­cho de­mos­tra­do que si en 1969 hu­bie­ran exis­ti­do las me­di­cio­nes de­mo­grá­fi­cas, Star Trek nun­ca hu­bie­ra si­do can­ce­la­da. Si la me­di­ción de au­dien­cias ac­tual tu­vie­ra en cuen­ta los fac­to­res que he men­cio­na­do, En­ter­pri­se tam­po­co ha­bría si­do re­ti­ra­da. Y me atre­vo a de­cir que el pa­no­ra­ma te­le­vi­si­vo di­fe­ri­ría mu­cho del ac­tual. Y no só­lo el ame­ri­cano.

Hay un fac­tor que es mu­cho más de­ter­mi­nan­te que los de­más, y ya he men­cio­na­do en ar­tícu­los an­te­rio­res. La glo­ba­li­za­ción es un he­cho irre­ver­si­ble, y los que anun­cian en te­le­vi­sión lo ha­cen en el mun­do en­te­ro. Has­ta que no en­tien­dan que la ra­dio­di­fu­sión tam­bién es glo­bal, no de­ja­rán de per­der di­ne­ro. El con­cep­to de world­wi­de syn­di­ca­tion, o di­fu­sión mun­dial (de con­te­ni­dos), es esen­cial pa­ra que las se­ries te­le­vi­si­vas sean ren­ta­bles y pa­ra que la pu­bli­ci­dad sea efec­ti­va.

Nin­gún anun­cian­te con una au­dien­cia po­ten­cial de de­ce­nas de mi­llo­nes de per­so­nas des­de­ña­ría Star Trek. En to­do el mun­do. Los fri­quis com­pra­mos mu­cho.

El otro día vol­ví a ver el pri­mer ca­pí­tu­lo de En­ter­pri­se. Qué co­ño ago­ta­da. Qué co­ño se­quía crea­ti­va. Star Trek es ne­ce­sa­ria en la te­le­vi­sión. Pa­ra mí por­que me gus­ta. Pa­ra el que anun­cia por­que hay mi­llo­nes de per­so­nas en to­do el mun­do dis­pues­tas a ver su pu­ñe­te­ra pu­bli­ci­dad a cam­bio.

Y por­que pro­ba­ble­men­te com­pre­mos mu­chas de sus co­sas.

.