De­re­chos y sen­ti­do co­mún

Ilus­tra­ti­va y ame­na con­fe­ren­cia de Larry Les­sig, fun­da­dor de Crea­ti­ve Com­mons, en­fo­ca­da al tra­ta­mien­to de los de­re­chos de au­tor a tra­vés del sen­ti­do co­mún, y no de la des­pia­da­da ac­ti­tud re­cau­da­to­ria de las so­cie­da­des de ges­tión. Da que pen­sar, se po­si­cio­na en un te­rreno muy in­tere­san­te y re­su­me de ma­ne­ra in­te­li­gen­te los pro­ce­sos cul­tu­ra­les po­pu­la­res, y su pa­pel «de­mo­cra­ti­za­dor».

Es un pun­to de vis­ta más que in­tere­san­te, y más que con­ci­lia­dor, en el mun­do di­gi­tal ac­tual, po­la­ri­za­do en­tre los que se em­pe­ñan en ne­gar la reali­dad del mun­do glo­bal e in­ter­co­nec­ta­do, y los que se em­pe­ñan en ha­cer­nos creer que es sa­lu­da­ble, lí­ci­to y re­co­men­da­ble ba­jar­se con­te­ni­dos pro­te­gi­dos sin pa­gar un cén­ti­mo.

Son die­ciocho mi­nu­tos muy go­lo­sos, don­de lo peor son los ejem­plos ilus­tra­ti­vos de las re­mez­clas, y lo me­jor la his­to­ria de AS­CAP y BMI de 1940. La SGAE ne­ce­si­ta una lec­ción de ese ca­li­bre.

Pue­de pa­re­cer, por lo an­te­rior, que apos­ta­to de lo re­fle­ja­do en en­tra­das pre­ce­den­tes. Pa­ra na­da. Lo que si­gue sien­do un atro­pe­llo al con­su­mi­dor es que sea im­po­si­ble ac­ce­der a con­te­ni­dos in­clu­so que­rien­do pa­gar por ellos, in­ten­tan­do per­pe­tuar un mo­de­lo de ne­go­cio ob­so­le­to, ca­du­co y sin fu­tu­ro, de cuan­do los ro­llos de pe­lí­cu­la eran los que man­da­ban en el mer­ca­do.

Pe­ro ese es otro te­ma.