Dis­clai­mer o así

Le­yen­do un ar­tícu­lo del blog de Juan Car­los Pla­nells, del que soy afi­cio­na­do des­de ha­ce muy po­co, pe­ro afi­cio­na­do al fin y al ca­bo, re­cuer­do la his­to­ria (que ya co­no­cía) de L. Ron Hub­bard, in­fa­me fun­da­dor de la Igle­sia de la Cien­cio­lo­gía. En ese ar­tícu­lo se na­rra la de­ri­va del su­so­di­cho es­cri­tor ha­cia el na­da des­de­ña­ble mun­do del dó­lar, por la vía rá­pi­da de la crea­ción de una igle­sia ba­sa­da en la Dia­né­ti­ca.

( […] re­cuér­de­se có­mo apo­yó el no-aris­to­te­lis­mo y otras ex­tra­ñas teo­rías desa­rro­lla­das por Van Vogt en sus no­ve­las de los años cua­ren­ta), ha­bien­do pu­bli­ca­do en 1951 su ma­mo­tre­to Dia­né­ti­ca: La cien­cia mo­der­na de la sa­lud men­tal […]

Da­do que es­te blog to­ma su nom­bre de ci­tas de uno de los li­bros de Van Vogt, por la úni­ca ra­zón de su ca­li­dad co­mo es­cri­tor de cien­cia fic­ción, (y por­que me gus­ta el es­cri­tor, sus no­ve­las, el tí­tu­lo; es su­ge­ren­te y ade­más es ra­ri­to), de­bo acla­rar que evi­den­te­men­te, es­te blog no tie­ne na­da que ver con la cien­cio­lo­gía, ni con na­da que se le pa­rez­ca. No va­ya a ser que al­gún fino lec­tor es­ta­blez­ca re­la­cio­nes don­de no las hay.

Una vez acla­ra­do es­to, es­ti­mo que ca­li­fi­car con­te­ni­dos de no­ve­las de cien­cia fic­ción co­mo «teo­rías» es un po­co po­co crí­ti­co; des­de­ño abier­ta­men­te cual­quier re­la­ción de Van Vogt con al­gu­na co­rrien­te fi­lo­só­fi­ca o re­li­gio­sa; es más, si uno se lee las no­ve­las de­di­ca­das al mun­do de los No‑A, pue­de in­fe­rir co­mo má­xi­mo que el tal Van Vogt no es más que un ca­chon­do men­tal de su épo­ca. A sa­ber qué po­dría­mos de­cir de Dick o de Hein­lein si to­má­ra­mos los con­te­ni­dos de sus no­ve­las co­mo teo­rías.

Me pa­re­ce pe­li­gro­so iden­ti­fi­car los con­te­ni­dos de la li­te­ra­tu­ra con la reali­dad. A ve­ces la cien­cia fic­ción, que en oca­sio­nes tras­la­da las in­quie­tu­des de la so­cie­dad a las his­to­rias es­cri­tas, me­re­ce que re­fle­xio­ne­mos so­bre esas his­to­rias que nos ofre­ce, pe­ro hay al­gu­nos co­mo Hub­bard que apro­ve­chan lo mí­ni­mo pa­ra ge­ne­rar di­ne­ro. En eso sí es­toy de acuer­do con el se­ñor Pla­nells. Pe­ro si­go di­cien­do que Van Vogt lo que era es un ca­chon­do, sin más.

Ac­tua­li­za­ción. Bi­chean­do por In­ter­net, des­cu­bro ape­na­do y aver­gon­za­do que Van Vogt es­tu­vo im­pli­ca­do (al me­nos de ma­ne­ra in­di­rec­ta) con el desa­rro­llo de los pri­me­ros pa­sos de la Dia­né­ti­ca. Apa­re­ce en wi­ki­pe­dia el si­guien­te pá­rra­fo:

«In the 1950s, van Vogt briefly be­ca­me in­vol­ved in L. Ron Hub­bar­d’s pro­jects. Van Vogt ope­ra­ted a sto­re­front for Dia­ne­tics, the se­cu­lar pre­cur­sor to Hub­bar­d’s Church of Scien­to­logy, in the Los An­ge­les area for a ti­me, be­fo­re win­ding up at odds with Hub­bard and his met­hods. His wri­ting mo­re or less stop­ped for so­me years, a pe­riod in which he bit­terly clai­med to ha­ve been ha­ras­sed and in­ti­mi­da­ted by Hub­bar­d’s fo­llo­wers.»

Al me­nos me que­da el ali­vio de que al fi­nal Van Vogt apos­ta­tó y fue in­ti­mi­da­do por los cien­ció­lo­gos. Con lo que me gus­ta el nom­bre del blog… no lo pien­so cam­biar. Pe­ro dis­cul­pas al se­ñor Pla­nells. No hay más que ha­blar pa­ra ca­gar­la, co­mo di­ce mi ami­go Da­niel.