Dón­de es­ta­rán…

Car­los Gi­mé­nez, Al­fon­so Font y Jo­sep Ma­ría Beá. Yo em­pe­cé a leer sus co­mics en 1982. Da­ni Fu­tu­ro, Cuen­tos de un fu­tu­ro im­per­fec­to y En un lu­gar de la men­te. Pio­ne­ros de la cien­cia fic­ción es­pa­ño­la, del buen có­mic es­pa­ñol y de his­to­rias ma­ra­vi­llo­sas que se aca­ba­ron a fi­nal de los ochen­ta. Cues­ta ho­ras en­con­trar su ras­tro en in­ter­net. No sus bio­gra­fías, ni sus obras, pu­bli­ca­das en to­dos si­tios; cues­ta en­con­trar qué ha­cen o qué no, qui­zás por­que ya quie­ren ser anó­ni­mos, a lo me­jor por­que lo que les dio la fa­ma ya no exis­te. En el año de Iron Man o Hulk, cuan­do los ame­ri­ca­nos sa­ben dar­le su si­tio al có­mic, en Es­pa­ña ni Dios se acuer­da de tiem­pos tan glo­rio­sos co­mo di­fí­ci­les. Fran­ce­ses, ita­lia­nos, bel­gas e in­gle­ses ve­ne­ran a sus di­bu­jan­tes, pe­ro aquí so­lo te­ne­mos a Mor­ta­de­lo y Fi­le­món. Quién se acuer­da de En­ric Sió, Adol­fo Use­ro, Luis Gar­cía, An­to­nio Her­nán­dez Pa­la­cios, Man­fred Som­mer, Hi­dal­go, Vic­tor de la Fuen­te. Así nos va.