¿El doc­tor qué?

TARDIS

En el blog del que­ji­ca no po­día fal­tar una re­fe­ren­cia a Doc­tor Who —qui­zá la se­rie de cien­cia fic­ción más co­no­ci­da del mun­do tras Star Trek, y se­gu­ro que la más lon­ge­va— y al tra­ta­mien­to que se le ha da­do en nues­tro país.

En Es­pa­ña la pri­me­ra tem­po­ra­da de la se­rie de 2005 (ni ha­blar de la po­si­bi­li­dad re­mo­ta de res­ca­tar, do­blar o sub­ti­tu­lar la de 1963) se emi­tió ha­ce dos años y me­dio en la ca­de­na de pa­go people+arts con un pé­si­mo do­bla­je, en for­ma­to 4:3, sin pe­na ni glo­ria. Hay que de­cir que la te­má­ti­ca del ca­nal vie­ne a ser co­mo la de Cos­mo­po­li­tan, así que co­mo si no se hu­bie­ra emi­ti­do. Aun­que yo la vie­ra. Hay que des­ta­car que el año pa­sa­do fue res­ca­ta­da por Sci­Fi Es­pa­ña, con nue­vo do­bla­je (ni que de­cir tie­ne que yo ya la ha­bía vis­to com­ple­ta en in­glés, cla­ro) y que, fiel a su po­lí­ti­ca de emi­tir los pro­gra­mas mal y tar­de, no sé a qué es­pe­ra a pro­gra­mar el res­to, co­ño, que en el Reino Uni­do se ha aca­ba­do de emi­tir la cuar­ta tem­po­ra­da.

Ya se ha de­mos­tra­do, gra­cias al glo­rio­so ad­ve­ni­mien­to de La Red, que el mer­ca­do au­dio­vi­sual es glo­bal, pien­sen lo que pien­sen los que lo ma­ne­jan, y que por lo tan­to, los es­pec­ta­do­res no es­pe­ran a que los es­pu­rios cri­te­rios de las ca­de­nas y las dis­tri­bui­do­ras de­ci­dan en qué mo­men­to se es­tre­na una se­rie en tal o cual país. De las bue­nas se­ries (y en la ac­tua­li­dad hay mu­chí­si­mas bue­nas se­ries) se tie­ne no­ti­cia ins­tan­tá­nea­men­te. Ya la sin­di­ca­ción no tie­ne sen­ti­do al­guno. Por eso to­do el mun­do ve Lost en in­glés ba­ja­da de in­ter­net, y sin em­bar­go Hou­se o Pri­son Break go­zan de cier­to éxi­to de au­dien­cia (co­mo 30 Rock en Pa­ra­mount Co­medy). El se­cre­to es, ni más ni me­nos, que la di­fe­ren­cia de tiem­po en­tre la emi­sión en EE.UU. y Es­pa­ña es ra­zo­na­ble, y el do­bla­je, bueno. En nues­tro país, ade­más, se ha emi­ti­do Torch­wood (spin-off de Doc­tor Who) en Cua­tro y en la pri­va­da Ex­tre­me TV, sin ha­ber pro­gra­ma­do an­tes su se­rie ma­dre. Un com­por­ta­mien­to co­mer­cial tan es­tú­pi­do só­lo se ha­bía da­do en Es­pa­ña en la épo­ca en que se pre­ten­dió emi­tir de cual­quier ma­ne­ra las se­ries La Nue­va Ge­ne­ra­ción y Es­pa­cio Pro­fun­do Nue­ve.

Des­de el co­mien­zo de su nue­va eta­pa, Doc­tor Who ha re­ci­bi­do el Pre­mio Hu­go ca­da año, en sen­dos ca­pí­tu­los es­cri­tos to­dos por Ste­ven Mof­fat: The em­pty child/The Doc­tor dan­ces, The girl in the fi­re­pla­ce y Blink. La su­pe­rio­ri­dad es tan abru­ma­do­ra que ade­más de ga­nar el pre­mio tie­ne sie­te no­mi­na­cio­nes más. Es­te año tie­ne dos.

Sé que cual­quier pro­tes­ta no va a cam­biar el pa­no­ra­ma de la cien­cia fic­ción en Es­pa­ña. Cier­to que an­tes no ha­bía na­da, pe­ro es­to y na­da es prác­ti­ca­men­te lo mis­mo. Sci­Fi tie­ne en es­te mo­men­to on­ce se­ries en an­te­na; cua­tro de ellas son de ha­ce más de diez años; otras dos es­tán can­ce­la­das. En­tre ellas no es­tán ni Doc­tor Who (no hay re­emi­sio­nes), ni Star Trek, ni Star­ga­te SG‑1 (que emi­tió AXN), ni Frin­ge (que emi­ti­rá AXN), ni Torch­wood (que emi­te Ex­tre­me), ni hay tam­po­co re­emi­sio­nes de He­roes o Baby­lon 5, o de se­ries de cul­to co­mo UFO, Es­pa­cio: 1999El Pri­sio­ne­ro. En nues­tro país hay afi­ción a la Cien­cia Fic­ción. El fan­dom es es­ta­ble y en­tre­ga­do. Y dó­cil. Tan­to que no se mo­les­ta en pro­tes­tar. Ah, pe­ro to­dos tie­nen co­ne­xión a in­ter­net.

Ac­tua­li­za­ción: es­toy vien­do «El Hor­mi­gue­ro», y es que Cua­tro se ha traí­do a Matt­hew Fox pa­ra pro­mo­cio­nar na­da me­nos que… ¡la se­gun­da tem­po­ra­da de Per­di­dos!.