Ex­trac­tos mí­ni­mos (IV)

An­to­nio Je­sús Buen­día, fí­si­co teó­ri­co de la uni­ver­si­dad de Ga­les, des­cu­brió por ca­sua­li­dad, mien­tras leía a Pla­tón y es­cri­bía un ar­tícu­lo so­bre una n‑brana, el ver­da­de­ro sig­ni­fi­ca­do del tiem­po. Lo ma­lo del asun­to es que no po­día trans­mi­tir­lo a na­die; era com­ple­ta­men­te in­ex­pli­ca­ble. Mu­rió lo­co, el po­bre.