Extractos mínimos (IV)

Antonio Jesús Buendía, físico teórico de la universidad de Gales, descubrió por casualidad, mientras leía a Platón y escribía un artículo sobre una n-brana, el verdadero significado del tiempo. Lo malo del asunto es que no podía transmitirlo a nadie; era completamente inexplicable. Murió loco, el pobre.