Ex­trac­tos mí­ni­mos (XI)

Cuan­do par­tie­ron en aque­llas enor­mes na­ves ge­ne­ra­cio­na­les re­ple­tas de gen­te, lo hi­cie­ron con un sen­ti­mien­to en­con­tra­do: es­ta­ba la se­gu­ri­dad de la su­per­vi­ven­cia, y tam­bién la cer­te­za de que los nie­tos de sus nie­tos se es­tre­lla­rían so­bre aquel pla­ne­ta azul y exu­be­ran­te cien­to no­ven­ta y cin­co mil años antes.