Ex­trac­tos mí­ni­mos (XII)

La tec­no­lo­gía ha­bía con­se­gui­do la reali­dad vir­tual per­fec­ta. El cuer­po man­te­ni­do in­de­fi­ni­da­men­te me­dian­te su re­pa­ra­ción y con­ser­va­ción con­ti­nuas. La ex­pe­ri­men­ta­ción de to­dos los pla­ce­res co­no­ci­dos por tiem­po ili­mi­ta­do. La ma­te­ria­li­za­ción de to­dos los sue­ños im­po­si­bles. Di­ne­ro, se­xo, po­der sin fin. El ejer­ci­cio in­dis­tin­to y ar­bi­tra­rio de la ti­ra­nía o de la mi­se­ri­cor­dia. Trans­cu­rri­do un pe­río­do su­fi­cien­te de tiem­po, da­ba igual que aque­lla reali­dad se lla­ma­ra pa­raí­so, in­fierno o ca­de­na perpetua.