Ge­nios cre­ti­nos

Bus­can­do otras co­sas, en­con­tré es­ta per­li­ta de An­drei Tar­kovs­ki —ci­neas­ta al que ad­mi­ro pro­fun­da­men­te co­mo ci­neas­ta— a pro­pó­si­to de 2001:

«Cuan­do vi 2001, una odi­sea del es­pa­cio, ya su­pe per­fec­ta­men­te que lo que que­ría ha­cer en So­la­ris era al­go com­ple­ta­men­te opues­to y di­fe­ren­te a ella. Me pa­re­ce que ca­da es­ce­na es una ilus­tra­ción de re­vis­ta de cien­cia fic­ción. Y no pre­ci­sa­men­te ar­te grá­fi­co de bue­na ca­li­dad»

Es­to de­mues­tra que un ge­nio tam­bién pue­de ser un gi­li­po­llas creí­do. Y que los as­pec­tos que los crea­do­res pien­san que de­fi­nen o dan ca­rác­ter a sus obras no son ne­ce­sa­ria­men­te los que real­men­te lo ha­cen.

Cons­te que no ha­blo mal de Tar­kovs­ki por cri­ti­car 2001, lí­bre­me el cie­lo, sino por ha­cer­lo con ese des­pre­cio y au­to­su­fi­cien­cia. Tam­bién di­jo de La Di­li­gen­cia:

«Es una pe­na ha­ber uti­li­za­do aquel pai­sa­je tan me­ta­fí­si­co pa­ra ro­dar una ma­la pe­lí­cu­la so­bre el di­ne­ro»

Sin pa­la­bras.