Me­dia RSS

La en­tra­da so­bre Ga­lac­ti­ca me re­cuer­da una cues­tión so­bre la que ha­ce tiem­po que­ría es­cri­bir. Re­sul­ta que en al­gún mo­men­to del pri­mer se­mes­tre de 2006 yo era clien­te de ONO (lo si­go sien­do y no sé por qué), y a la sa­zón el ca­nal te­má­ti­co Ca­lle 13 emi­tía Star Trek: En­ter­pri­se, ter­ce­ra tem­po­ra­da, que ha­bían can­ce­la­do en USA ca­si do­ce me­ses an­tes, en su cuar­to año de emi­sión.

En esa te­si­tu­ra, NBC Uni­ver­sal Glo­bal Net­works, pro­pie­ta­ria del ca­nal an­tes men­cio­na­do, anun­ció el ini­cio de emi­sio­nes, a par­tir de ju­nio de ese mis­mo año, del nue­vo Sci­Fi Chan­nel Es­pa­ña, en ex­clu­si­va en Di­gi­tal+. To­da la pro­gra­ma­ción de cien­cia fic­ción que en­ton­ces se veía en Ca­lle 13 (in­clui­da En­ter­pri­se) fue mo­vi­da al nue­vo ca­nal, con lo que sus es­pec­ta­do­res, que pa­gá­ba­mos di­ne­ro por ver los ca­na­les que te­nía­mos con­tra­ta­dos, en­tre ellos Ca­lle 13, nos vi­mos pri­va­dos de la po­si­bi­li­dad de con­ti­nuar vien­do nues­tras se­ries, en un ac­to de ab­so­lu­to y com­ple­to des­pre­cio por par­te de am­bas ca­de­nas.

Le­jos de ha­cer nin­gu­na re­cla­ma­ción en nin­gún si­tio, da­do su cos­te (véa­se la en­tra­da an­te­rior), de­ci­dí que en­tre las op­cio­nes po­si­bles (es­pe­rar a que ONO in­clu­ye­ra el nue­vo ca­nal en su pa­rri­lla ‑es­ta­mos en 2009 y ni flores‑, ha­cer­me del Plus ‑la te­le más ca­ra de España‑, o la­men­tar pro­fun­da­men­te no co­no­cer el des­en­la­ce de la tra­ma) lo que iba a ha­cer es ba­jar­me la cuar­ta tem­po­ra­da, de la Mu­la. A mí me ha­bían en­ga­ña­do y es­ta­fa­do.

Cons­te que ten­go más de dos­cien­tas pe­lí­cu­las ori­gi­na­les en DVD y ca­si seis­cien­tos CD de mú­si­ca (ca­si to­da clá­si­ca) com­pra­dos du­ran­te años. No soy ami­go de ba­jar es­tre­nos ni mú­si­ca de mo­da. Pe­ro si hay una co­sa cier­ta es que los con­te­ni­dos au­dio­vi­sua­les tie­nen un ob­je­ti­vo y un des­ti­na­ta­rio: la di­fu­sión de la crea­ción ar­tís­ti­ca y el es­pec­ta­dor o el oyen­te. El pre­cio que se pa­ga por ellos sir­ve pa­ra re­com­pen­sar al crea­dor y per­mi­tir­le vi­vir de su obra, y pa­ra man­te­ner las es­truc­tu­ras que per­mi­ten esa di­fu­sión cul­tu­ral, pe­ro nun­ca pa­ra que or­ga­ni­za­cio­nes cu­yo úni­co ob­je­ti­vo es el be­ne­fi­cio (he di­cho úni­co) agre­dan y atro­pe­llen a los que las man­tie­nen.

Por eso com­pré las diez tem­po­ra­das de Star­ga­te en lu­gar de ver­la mal y tar­de en AXN. Por eso he vis­to Ga­lac­ti­ca vía la Mu­la y des­pués me la com­pra­ré. Pe­ro an­tes de com­prár­me­la ve­ré los diez úl­ti­mos epi­so­dios sin pa­sar por Sci­Fi Es­pa­ña. Pro­ba­ble­men­te seis me­ses an­tes de que ellos la pro­gra­men, y pro­ba­ble­men­te sub­ti­tu­la­da. Por­que a un mo­de­lo de ne­go­cio que no tie­ne en cuen­ta a su tar­get le que­da muy po­co tiem­po de vi­da. Las se­ries se se­gui­rán ha­cien­do, se­rán bue­nas y se pa­ga­rá por ellas, pe­ro si Dios quie­re, al­gu­nos bui­tres que las dis­tri­bu­yen se ha­brán ido al ca­ra­jo más pron­to que tar­de.

Post­da­ta pa­ra el tí­tu­lo: Es­pe­ro que el fu­tu­ro del me­dio au­dio­vi­sual sea el que pa­re­ce, que es su com­ple­ta in­de­pen­den­cia de los in­ter­me­dia­rios; que la pla­ta­for­ma sea in­ter­net y el con­te­ni­do se sir­va ba­jo de­man­da, y que la re­di­fu­sión o re­dis­tri­bu­ción (mal lla­ma­da sin­di­ca­ción) de con­te­ni­dos au­dio­vi­sua­les fun­cio­ne de la ma­ne­ra en que ya lo ha­ce la Red. Igual me equi­vo­co, pe­ro no im­por­ta.