Mis me­jo­res se­cun­da­rios de la Cien­cia Fic­ción

Los per­so­na­jes se­cun­da­rios, ya sean pun­tua­les o re­cu­rren­tes, son es­pe­cial­men­te im­por­tan­tes en las se­ries de cien­cia fic­ción. En al­gu­nas han lle­ga­do a ser ver­da­de­ros per­so­na­jes prin­ci­pa­les (co­mo Tigh, Dua­lla, Ty­rol o An­ders en BSG, o Wool­sey en SG:A, por ci­tar al­gu­nos) y no es­ta­rán en es­te ran­king. Sí quie­ro des­ta­car que la ca­li­dad de los ac­to­res de re­par­to de es­tas se­ries es ex­cep­cio­nal, su­peran­do en mu­chas oca­sio­nes a los prin­ci­pa­les. Muy pro­ba­ble­men­te he de­ja­do fue­ra a per­so­na­jes que me­re­ce­rían ser re­cor­da­dos, co­mo Lee­ta, Rom y Nog, Du­kat, Kai Winn, Da­mar y We­youn de DS9; Billy y Tom Za­rek de BSG; Ja­ni­ce Rand de ST:TOS, Mor­den de B5, Mic­key Smith de Doc­tor Who, y tan­tos otros que se me ol­vi­dan.

.


vicfontaine10. Vic Fon­tai­ne (Star Trek: Es­pa­cio Pro­fun­do Nue­ve).
In­ter­pre­ta­do por Ja­mes Da­rren.

La com­pro­ba­ción de que un guión es bueno es ha­cer que un per­so­na­je im­po­si­ble, que en otras cir­cuns­tan­cias re­sul­ta­ría ri­dícu­lo, for­me par­te de la tra­ma con sol­tu­ra y pe­so. Es el ca­so de es­te croo­ner es­pa­cial; el ho­lo­gra­ma de un can­tan­te de los años se­sen­ta que sir­ve de asue­to, con­fi­den­te y con­se­je­ro a los su­fri­dos ha­bi­tan­tes de una es­ta­ción es­pa­cial. Bas­tan­te ri­dícu­lo so­bre el pa­pel, pe­ro emo­cio­nan­te en la pan­ta­lla. La des­pe­di­da del ca­pi­tán Sis­ko a su tri­pu­la­ción en el lo­cal de Vic Fon­tai­ne es­tá en­tre las es­ce­nas más me­mo­ra­bles de la cien­cia fic­ción te­le­vi­si­va. ¿Que no? Véan­se las sie­te tem­po­ra­das.

.


guinan9. Gui­nan (Star Trek: La nue­va ge­ne­ra­ción).
In­ter­pre­ta­da por Whoo­pi Gold­berg.

Di­cen que la pro­pia Whoo­pi Gold­berg pi­dió apa­re­cer en la se­rie, por la in­fluen­cia que la ac­triz Ni­che­lle Ni­chols, en el pa­pel de Uhu­ra en Star Trek, ha­bía ejer­ci­do so­bre la po­bla­ción ne­gra es­ta­dou­ni­den­se en una épo­ca de fuer­tes epi­so­dios de ra­cis­mo, y lo que sig­ni­fi­có en la lu­cha por los de­re­chos de los afro­ame­ri­ca­nos. Pe­se a ser un per­so­na­je en cier­to mo­do ño­ño, apor­tó a la se­rie una ac­tua­ción de pri­mer or­den, y por su­pues­to un ti­rón me­diá­ti­co que sal­vó epi­so­dios y au­dien­cias.

.


mudd8. Harry Fen­ton Mudd (Star Trek: La Se­rie Ori­gi­nal).
In­ter­pre­ta­do por Ro­ger C. Car­mel.

Pa­ra­dig­ma del «ma­lo sim­pá­ti­co», co­mo el que bor­dó Kirk Dou­glas en «El día de los tram­po­sos» unos años más tar­de; con­tra­ban­dis­ta pí­ca­ro, mu­je­rie­go y be­be­dor, Harry Mudd es un per­so­na­je com­ple­ta­men­te doc­torwho­siano en el uni­ver­so trek. Es el ado­ra­ble psi­có­pa­ta que po­ne un to­que de hu­mor en las si­tua­cio­nes di­fí­ci­les. Tí­pi­co has­ta la sa­cie­dad en cual­quier otra se­rie o pe­lí­cu­la, es exac­ta­men­te lo que uno no es­pe­ra en una de cien­cia fic­ción. De ahí su éxi­to.

.


chapel7. Chris­ti­ne Cha­pel (Star Trek: La Se­rie Ori­gi­nal).
In­ter­pre­ta­da por Ma­jel Ba­rrett.

Los ami­gos fri­quis que co­noz­can The Ca­ge, el pri­mer epi­so­dio pi­lo­to de Star Trek, re­cor­da­rán que el pa­pel que in­ter­pre­ta­ba Ma­jel Ba­rrett era el de pri­mer ofi­cial del En­ter­pri­se, se­gun­do de a bor­do del ca­pi­tán Pi­ke. En 1966 era in­via­ble que una mu­jer tu­vie­ra un pues­to tan al­to en una je­rar­quía, y los pa­tro­ci­na­do­res se que­ja­ban ade­más de que los ac­to­res no fu­ma­ran en el in­te­rior de la na­ve. Es­ta es­tre­chez men­tal nos brin­dó a la en­fer­me­ra Cha­pel, ena­mo­ra­da en si­len­cio de Spock, su­fri­do­ra del hu­mor de Mc­Coy y una de las más ele­gan­tes ac­tri­ces que han po­bla­do la cien­cia fic­ción. La as­cen­die­ron a doc­to­ra en la pri­me­ra pe­lí­cu­la de la fran­qui­cia, co­sa que me­re­cía des­de mu­cho an­tes.

.


lwaxana6. Lwa­xa­na Troi (Star Trek: La Nue­va Ge­ne­ra­ción y Es­pa­cio Pro­fun­do Nue­ve).
In­ter­pre­ta­da por Ma­jel Ba­rrett.

La jus­ta­men­te lla­ma­da Pri­me­ra Da­ma de Star Trek apa­re­ce en es­ta lis­ta dos ve­ces por mé­ri­tos pro­pios. Ade­más de in­ter­pre­tar a una va­lien­te pri­me­ra ofi­cial y a una dis­cre­ta y ele­gan­te en­fer­me­ra, el pa­pel que le otor­gó de­fi­ni­ti­va­men­te su tí­tu­lo fue el de Lwa­xa­na, Hi­ja de la Quin­ta Ca­sa, Cus­to­dia del Sa­gra­do Cá­liz de Rixx, He­re­de­ra de los San­tos Ani­llos de Be­ta­zed, ma­dre de la con­se­je­ra Dean­na Troi. De su pa­so por TNG y DS9 que­dan mu­chos de los más hi­la­ran­tes epi­so­dios y de las más en­tra­ña­bles si­tua­cio­nes de la fran­qui­cia. Ma­jel Ba­rrett, fa­lle­ci­da el pa­sa­do di­ciem­bre, tam­bién pres­tó su voz a la se­rie en­car­nan­do a la compu­tado­ra de va­rias de las na­ves.

.


cain5. Al­mi­ran­te He­le­na Cain (Battles­tar Ga­lac­ti­ca).
In­ter­pre­ta­da por Mi­che­lle For­bes.

Que Mi­che­lle For­bes es una gran ac­triz ya lo de­mos­tró co­mo la al­fé­rez Ro La­ren en ST:TNG. En Battles­tar Ga­lac­ti­ca, in­ter­pre­tar un per­so­na­je co­mo el de la al­mi­ran­te Cain la ha au­pa­do al mon­te Olim­po de los fans. Que en BSG cual­quier per­so­na­je es des­ga­rra­do­ra­men­te hu­mano lo lle­va He­le­na Cain a su lí­mi­te, tan­to en los epi­so­dios re­gu­la­res de la se­rie co­mo en Ra­zor, la pe­lí­cu­la que mar­ca­ba la tran­si­ción en­tre la ter­ce­ra y la cuar­ta tem­po­ra­da. Sa­ber ha­cer creí­ble la dua­li­dad en­tre una fría e im­pla­ca­ble jus­ti­cie­ra y una per­so­na sen­si­ble y cer­ca­na es un re­to di­fí­cil, y son cóm­pli­ces de ello guio­nis­tas y ac­triz por igual.

.


bester4. Al­fred Bes­ter (Baby­lon 5).
In­ter­pre­ta­do por Wal­ter Koe­nig.

El per­so­na­je se bau­ti­zó en ho­me­na­je al es­cri­tor de cien­cia fic­ción del mis­mo nom­bre, ga­na­dor del pri­mer pre­mio Hu­go por su obra El Hom­bre De­mo­li­do, pre­cur­so­ra de las no­ve­las de te­lé­pa­tas. En Baby­lon 5, Bes­ter es un al­to car­go del Cuer­po Psí­qui­co, se­me­jan­te en cier­to mo­do a la or­ga­ni­za­ción de te­lé­pa­tas de la no­ve­la. Wal­ter Koe­nig, que era co­no­ci­do por ha­ber in­ter­pre­ta­do a Pa­vel Che­kov en Star Trek, nun­ca se ha­bía dis­tin­gui­do por su ca­li­dad in­ter­pre­ta­ti­va, pe­ro en B5 con­si­gue au­par a su per­so­na­je a un lu­gar pre­do­mi­nan­te, en una se­rie don­de los ca­rac­te­res son la ba­se fun­da­men­tal de la tra­ma.

.


cavil3. John Ca­vil (Battles­tar Ga­lac­ti­ca).
In­ter­pre­ta­do por Dean Stock­well.

Dean Stock­well, se­cun­da­rio de lu­jo de cual­quier si­tio en el que apa­rez­ca, da vi­da al más ve­te­rano de los cy­lons en la se­rie, el Nú­me­ro Uno. Só­lo el mo­nó­lo­go del epi­so­dio «No Exit» le ha­ce me­re­ce­dor de es­tar en la lis­ta. Pro­ba­ble­men­te el me­jor mo­men­to de la se­rie, jun­to con el se­cues­tro de Star­buck en Nue­va Ca­pri­ca. BSG es una de­li­cia en ge­ne­ral, una ge­nia­li­dad en su en­fo­que y una obra maes­tra en su con­jun­to, y sus per­so­na­jes an­to­ló­gi­cos sin ex­cep­ción. Cual­quie­ra po­dría es­tar aquí.

.


q2. Q (Star Trek: La Nue­va Ge­ne­ra­ción y Vo­ya­ger).
In­ter­pre­ta­do por John de Lan­cie.

Sin du­da uno de los me­jo­res per­so­na­jes de Star Trek. He­re­de­ro di­rec­to del ya nom­bra­do Harry Mudd y de Tre­la­ne, Q es un se­mi­diós sim­pa­ti­cón, re­bel­de y con un hu­mor ne­gro de bas­tan­te mal gus­to. Co­mo re­ye­zue­lo des­pó­ti­co e in­fan­ti­loi­de, res­ca­ta la ima­gen del mo­nar­ca ca­pri­cho­so y he­do­nis­ta del XVIII, de gran po­der y tor­ci­da vo­lun­tad. Los re­gis­tros ac­to­ra­les de de Lan­cie ha­cen tan creí­ble al per­so­na­je que lo­gra un pa­pel fun­da­men­tal en el epi­so­dio fi­nal de la se­rie, All good things, y su apa­ri­ción en la pos­te­rior Star Trek: Vo­ya­ger. Gran­des mo­men­tos de la co­me­dia en Star Trek.

.


garak1. Elim Ga­rak (Star Trek: Es­pa­cio Pro­fun­do Nue­ve).
In­ter­pre­ta­do por An­drew Ro­bin­son.

De una in­creí­ble pro­fun­di­dad es el per­so­na­je de Ga­rak en DS9. El dis­cre­to y tí­mi­do sas­tre es uno de los ca­rac­te­res más com­ple­jos y ri­cos de la cien­cia fic­ción. Es su­ma­men­te com­pli­ca­do ex­pre­sar en unas po­cas lí­neas la ca­li­dad del guión en el que se ba­san las in­ter­pre­ta­cio­nes de An­drew Ro­bin­son y el vir­tuo­sis­mo con el que las eje­cu­ta. Es uno de los mo­ti­vos por los que Es­pa­cio Pro­fun­do Nue­ve es una de las me­jo­res se­ries de la his­to­ria de la te­le­vi­sión y mi fa­vo­ri­ta.

.


Pró­xi­ma­men­te: Mis diez me­jo­res fra­ses de la cien­cia fic­ción.