Net­flix y el pro­fe­ta

Cuan­do aún ac­tua­li­za­ba es­te blog de ma­ne­ra re­gu­lar, es­cri­bí una en­tra­da al hi­lo del ani­ver­sa­rio (el 43º) del es­treno de la se­rie ori­gi­nal de Star Trek. Con mi ha­bi­tual mal hu­mor cró­ni­co de en­ton­ces, no per­dí la oca­sión de car­gar –en es­te ca­so– con­tra los ca­na­les de dis­tri­bu­ción au­dio­vi­sual, la me­di­ción de au­dien­cias y los plan­tea­mien­tos de fu­tu­ro de las ca­de­nas de te­le­vi­sión.

En­con­tré el ar­tícu­lo re­pa­san­do posts an­ti­guos pa­ra pen­sar en la ma­ne­ra de re­to­mar el blog. Es de sep­tiem­bre de 2009, ha­ce al­go más de seis años, cuan­do Spo­tify no lle­va­ba más de un año en fun­cio­na­mien­to, más o me­nos lo mis­mo que el ne­go­cio de strea­ming de Net­flix (que re­cor­de­mos co­men­zó co­mo una em­pre­sa de al­qui­ler de DVD), que aún no se co­no­cía en Es­pa­ña, y a la que he­mos te­ni­do que es­pe­rar has­ta 2015. Me re­con­for­tó sa­ber que mis ap­ti­tu­des co­mo fu­tu­ró­lo­go-pros­pec­ti­vis­ta no son tan ma­las co­mo yo creía, y que la evi­den­cia del cam­bio se aca­ba im­po­nien­do so­bre la ló­gi­ca del con­ser­va­du­ris­mo y la tra­di­ción. Bas­te una ci­ta de aque­llo:

Hay un fac­tor que es mu­cho más de­ter­mi­nan­te que los de­más, y ya he men­cio­na­do en ar­tícu­los an­te­rio­res. La glo­ba­li­za­ción es un he­cho irre­ver­si­ble, y los que anun­cian en te­le­vi­sión lo ha­cen en el mun­do en­te­ro. Has­ta que no en­tien­dan que la ra­dio­di­fu­sión tam­bién es glo­bal, no de­ja­rán de per­der di­ne­ro. El con­cep­to de world­wi­de syn­di­ca­tion, o di­fu­sión mun­dial (de con­te­ni­dos), es esen­cial pa­ra que las se­ries te­le­vi­si­vas sean ren­ta­bles y pa­ra que la pu­bli­ci­dad sea efec­ti­va.

Cla­ro es­tá que las co­ne­xio­nes de ban­da an­cha de en­ton­ces de­ja­ban mu­cho que de­sear (yo en­ton­ces go­za­ba de una fan­tás­ti­ca co­ne­xión de 6mb/600kb, con­tra los ya es­tán­dar 100mb/10mb que ten­go hoy), y un strea­ming de­cen­te en una in­ci­pien­te al­ta de­fi­ni­ción no pa­re­cía ser una op­ción in­me­dia­ta, aun­que apun­ta­ba la po­si­bi­li­dad:

Des­de en­ton­ces el CD ha da­do pa­so al MP3 y Spo­tify ha re­vo­lu­cio­na­do la ma­ne­ra de es­cu­char mú­si­ca. El DVD es­tá prác­ti­ca­men­te muer­to, y no sa­be­mos quién he­re­da­rá, si el du­bi­ta­ti­vo Blu-Ray o di­rec­ta­men­te Ma­triosh­ka, la me­mo­ria flash (aho­ra que ad­vie­ne USB 3.0) o al­gún ser­vi­cio de strea­ming de pa­go o con pu­bli­ci­dad.

La apues­ta fi­nal ha si­do el strea­ming de pa­go: Net­flix co­mo pun­ta de lan­za, que con más o me­nos éxi­to, y mien­tras lle­ga­ba, han cu­bier­to en Es­pa­ña pla­ta­for­mas co­mo Fil­min, Wua­ki, Yom­vi o las op­cio­nes de vi­deo­club de las te­le­vi­sio­nes de pa­go tra­di­cio­na­les. En EE.UU. se han aña­di­do mu­chas más op­cio­nes co­mo Hu­lu, Ama­zon Pri­me o iTu­nes, mien­tras que las ca­de­nas tra­di­cio­na­les es­tán op­tan­do por lan­zar tam­bién sus pro­pias mar­cas, co­mo Show­ti­me Anywhe­re, HBO Now o CBS All Ac­cess (en la que se ofre­ce­rá la nue­va se­rie de Star Trek que co­mien­za en enero del pró­xi­mo año).

Tra­di­cio­nal­men­te, tan­to las pro­duc­to­ras ci­ne­ma­to­grá­fi­cas co­mo las te­le­vi­si­vas han es­ti­ma­do sus cos­tes y be­ne­fi­cios eva­luan­do el do­mes­tic box of­fi­ce o lo que es lo mis­mo, los in­gre­sos ob­te­ni­dos en te­rri­to­rio nor­te­ame­ri­cano. El res­to de los in­gre­sos –res­to del mun­do– ve­nían a su­po­ner un ren­di­mien­to ex­tra, jun­to a las ven­tas de DVD (y sus an­te­ce­so­res y su­ce­so­res). Al igual que ocu­rría en los años 60 del si­glo pa­sa­do con la me­di­ción bru­ta de au­dien­cias, el éxi­to o fra­ca­so de una se­rie o pe­lí­cu­la es­ta­dou­ni­den­se (y sus con­se­cuen­tes can­ce­la­ción, re­no­va­ción o se­cue­las) es re­sul­ta­do bas­tan­te di­rec­to de lo que ocu­rre con ella en el sue­lo pa­trio, des­pre­cian­do o mi­ni­mi­zan­do el éxi­to o fra­ca­so eco­nó­mi­co en el res­to del mun­do. Pa­ra mues­tra un bo­tón: «El des­per­tar de la fuer­za» ha re­cau­da­do en Es­ta­dos Uni­dos na­da me­nos que 897.469.134 dó­la­res, mien­tras que en el res­to del mun­do «so­lo» ha con­se­gui­do 1.087.800.000.

Net­flix es la úni­ca em­pre­sa au­dio­vi­sual que ha es­ta­ble­ci­do un ca­tá­lo­go in­ter­na­cio­nal más o me­nos ho­mo­gé­neo, en HD y en al­gu­nos ca­sos en 4K. Pro­du­ce va­rias de las se­ries más acla­ma­das y pre­mia­das de la te­le­vi­sión (Oran­ge is the new Black, Jes­si­ca Jo­nes, Hou­se of Cards, Da­re­de­vil), mien­tras Ama­zon Pri­me (The Man in the High Castle, Mo­zart in the Jun­gle) co­mien­za a imi­tar sus pro­ce­di­mien­tos y su éxi­to. Una fór­mu­la de pa­go ase­qui­ble y un ca­tá­lo­go am­plio y de ca­li­dad en to­do el mun­do –re­cor­de­mos que es el mo­de­lo de pa­go de Spo­tify– cons­ti­tu­yen el mo­de­lo de éxi­to hoy, mien­tras que las más con­ser­va­do­ras co­mo CBS All Ac­cess (so­lo pre­sen­te en USA, Ca­na­dá y Aus­tra­lia) se es­tán ju­gan­do el fu­tu­ro al no abrir­se a otros mer­ca­dos o no com­par­tir sus con­te­ni­dos.

Tal co­mo ocu­rría en 2009, la úni­ca ma­ne­ra que tie­ne la in­dus­tria de fre­nar la des­car­ga no de­sea­da de con­te­ni­dos, es ofre­cer­los sin res­tric­ción geo­grá­fi­ca (la idio­tez de los fa­mo­sos có­di­gos de re­gión de los DVD, he­re­da­dos en par­te por el Blu-Ray), con ac­ce­so rá­pi­do y a pre­cios ra­zo­na­bles. Eso lle­va­ría a des­pren­der­nos de una bue­na can­ti­dad de in­for­ma­ción al­ma­ce­na­da, dis­po­ni­ble aho­ra en la nu­be por una ta­ri­fa pla­na ase­qui­ble, de ma­ne­ra que ese va­lor aña­di­do con­si­ga ha­cer más có­mo­do y pla­cen­te­ro pa­gar por los con­te­ni­dos que des­car­gar­los de ma­ne­ra irre­gu­lar.

Ha­bla­mos den­tro de seis años.