Pa­pa­rru­chas

An­tes de na­da, que­de cla­ro que en es­te blog no ha­bla­ré de po­lí­ti­ca. Si aca­so ha­ré re­fe­ren­cia a ella por ne­ce­si­da­des del guión. Tam­po­co ha­ré re­fe­ren­cias a ideo­lo­gía al­gu­na, pri­me­ro por­que no es asun­to de es­te es­pa­cio, y se­gun­do por­que el mis­mo con­cep­to es­tá tan de­te­rio­ra­do que ya me re­pug­na.

Cier­to que en es­te cua­derno soy bas­tan­te me­nos mo­de­ra­do que en mi vi­da dia­ria, pe­ro créan­me si les di­go que soy (o lo in­ten­to) es­cru­pu­lo­sa­men­te res­pe­tuo­so con las opi­nio­nes de los de­más. Has­ta aquí bien. Ob­via­men­te si la opi­nión es­tá ra­zo­na­da. Ob­via­men­te si el te­ma en cues­tión es opi­na­ble.

Pues en­ton­ces, que­da cla­ro que res­pe­to mu­cho el afán de don Fer­nan­do Sán­chez Dra­gó de con­tar­nos su di­so­lu­ta, re­vo­lu­cio­na­ria, fes­ti­va vi­da. Me da igual que su pro­pio y re­cal­ci­tran­te ex­tre­mis­mo le ha­ya ca­ta­pul­ta­do de la re­vo­lu­ción so­cia­lis­ta a la ado­ra­ción a Ayn Rand.

Me da igual que es­te hom­bre po­dri­do por la gu­sa­ne­ra de la an­cia­ni­dad (ci­to sus pro­pias pa­la­bras) pre­ten­da ro­dear­se de un es­pe­so ha­lo de cul­tu­ra, só­lo por es­tar muy vie­jo, muy leí­do y muy via­ja­do. Una de las prin­ci­pa­les ca­rac­te­rís­ti­cas de la in­te­lec­tua­li­dad cas­po­sa, bohe­mia y de­mo­dé es des­pre­ciar la for­ma­ción cien­tí­fi­ca y téc­ni­ca a la ho­ra de eti­que­tar de in­te­lec­tual a un in­di­vi­duo. Bas­ta con ci­tar a Rim­baud o de­cir que se co­no­ce la obra de Bou­lez pa­ra que la bar­bi­lla se te le­van­te au­to­má­ti­ca­men­te y te crez­ca en la mano un li­bro de cual­quier au­tor de len­gua no es­pa­ño­la.

Tam­po­co me im­por­ta que el in­te­lec­tual Sán­chez Dra­gó tu­vie­ra un ul­tra­de­sa­rro­lla­do sen­ti­do de la vis­ta, allá por el se­sen­ta y nue­ve, que le per­mi­tie­ra, con la so­la con­tem­pla­ción de las trans­mi­sio­nes te­le­vi­si­vas de la lle­ga­da a la lu­na, co­le­gir que aque­llo era una far­sa.

Pue­do pa­sar por el he­cho de que, igual que tan­tos otros, es­té tan so­ber­bia­men­te se­gu­ro de la fu­ti­li­dad y es­tu­pi­dez de la in­ves­ti­ga­ción es­pa­cial, dó­lar allí, dó­lar acá.

Lo que no pue­do to­le­rar es que nie­gue un he­cho his­tó­ri­co y cien­tí­fi­co in­dis­cu­ti­ble y de­mos­tra­do has­ta la sa­cie­dad, apro­ve­chán­do­se de una po­si­ción de au­to­ri­dad que su con­di­ción de es­cri­tor le ha otor­ga­do. Y me­nos aún que ade­más se bur­le de aque­llos que sen­ci­lla­men­te co­no­cen y acep­tan la reali­dad de los he­chos. Que cua­tro ilu­mi­na­dos inun­den los men­ti­de­ros de­nun­cian­do cons­pi­ra­cio­nes no tie­ne im­por­tan­cia. Que lo ha­ga un per­so­na­je pú­bli­co del ám­bi­to de la cul­tu­ra de­be­ría ser de­li­to.

Le de­seo al se­ñor Sán­chez la vi­da su­fi­cien­te pa­ra su­bir­se al pri­mer vue­lo de Vir­gin Ga­lac­tic, y des­cu­brir des­de la al­tu­ra que la Tie­rra, pa­ra su sor­pre­sa, no es pla­na.