Por qué me gus­ta la cien­cia

De Wi­ki­pe­dia, que a ve­ces tan­tes ale­grías nos da.

En me­cá­ni­ca cuán­ti­ca, se de­no­mi­na sui­ci­dio cuán­ti­co a un ex­pe­ri­men­to ima­gi­na­rio pro­pues­to de ma­ne­ra in­de­pen­dien­te por Hans Mo­ra­vec (1987) y Bruno Mar­chal (1988), y desa­rro­lla­do por Max Teg­mark en 1998.

El ex­pe­ri­men­to tra­ta de dis­tin­guir en­tre la in­ter­pre­ta­ción de Co­pen­ha­gue y la teo­ría de los uni­ver­sos múl­ti­ples de Hugh Eve­rett a tra­vés de una va­ria­ción del ex­pe­ri­men­to del ga­to de Schrö­din­ger, con­sis­ten­te en mi­rar es­te úl­ti­mo des­de el pun­to de vis­ta del ga­to.

El ex­pe­ri­men­to su­po­ne un hom­bre sen­ta­do con un ar­ma que apun­ta ha­cia su ca­be­za. El ar­ma es ma­ni­pu­la­da por una má­qui­na que mi­de la ro­ta­ción de una par­tí­cu­la subató­mi­ca. Ca­da vez que el hom­bre aprie­te en ga­ti­llo el ar­ma se dis­pa­ra­rá de­pen­dien­do del sen­ti­do de la ro­ta­ción de la par­tí­cu­la: Si gi­ra en sen­ti­do ho­ra­rio el ar­ma dis­pa­ra, en sen­ti­do con­tra­rio no lo ha­ce.

Se­gún la in­ter­pre­ta­ción de Co­pen­ha­gue, con ca­da eje­cu­ción del ex­pe­ri­men­to exis­te un 50 % de po­si­bi­li­dad de que el ar­ma sea dis­pa­ra­da y el hom­bre mue­ra: even­tual­men­te el ex­pe­ri­men­ta­dor mo­ri­rá. La teo­ría de los uni­ver­sos múl­ti­ples, por su par­te, plan­tea que ca­da eje­cu­ción del ex­pe­ri­men­to di­vi­de el uni­ver­so en dos: uno en que el hom­bre vi­ve y otro mun­do en que mue­re. Des­pués de mu­chas se­ries de la prue­ba, ha­brá mu­chos uni­ver­sos. En to­dos ellos me­nos en uno el hom­bre de­ja­rá de exis­tir, pe­ro siem­pre ha­brá un uni­ver­so don­de si­ga exis­tien­do. Des­de el pun­to de vis­ta del hom­bre, por mu­cho que aprie­te el ga­ti­llo del ar­ma es­ta nun­ca se dis­pa­ra­rá, to­da vez que su con­cien­cia se­gui­rá exis­tien­do en mu­chos de los uni­ver­sos. Es­to úl­ti­mo es lo que se de­no­mi­na in­mor­ta­li­dad cuán­ti­ca

Pa­ra los en­la­ces y acla­ra­cio­nes, vi­sí­te­se aquí.