Se­ño­res pe­rio­dis­tas, arre­glen su pro­fe­sión o per­de­rán su em­pleo

Úl­ti­ma­men­te en la pren­sa, quie­ro creer que in­cons­cien­te­men­te, se da a en­ten­der que las di­sen­sio­nes en­tre cien­tí­fi­cos en de­ter­mi­na­das cues­tio­nes (por po­ner un ejem­plo re­cien­te, so­bre las bac­te­rias que pue­den vi­vir en amo­nía­co) su­po­nen una mer­ma de cre­di­bi­li­dad en el mé­to­do o una grie­ta en el edi­fi­cio aca­dé­mi­co. La ba­se de la cien­cia mo­der­na es la fal­sa­bi­li­dad de sus teo­rías, y el de­ba­te cien­tí­fi­co, cons­tan­te y en oca­sio­nes vehe­men­te, el ci­mien­to de su va­li­dez. El tra­to pe­rio­dís­ti­co que en oca­sio­nes —de­ma­sia­das— se da a las no­ti­cias so­bre cien­cia la equi­pa­ra a la po­lí­ti­ca o, peor aún, al co­ra­zón, co­mo si exis­tie­ra al­gu­na si­mi­li­tud en­tre ellas. No ol­vi­de­mos que el ob­je­ti­vo de la re­tó­ri­ca es con­ven­cer y el de la fi­lo­so­fía lle­gar al co­no­ci­mien­to. Pues eso. En­con­trar una bac­te­ria no es lo mis­mo que en­con­trar un no­vio, mis que­ri­dos cha­far­de­ros. Aplí­quen­se en apren­der a es­cri­bir sin fal­tas de or­to­gra­fía y en no dar opi­nio­nes so­bre cien­cia. (Y so­bre tan­tas otras co­sas im­por­tan­tes que a buen se­gu­ro des­co­no­cen). Ah, y de­jen de una san­ta vez de lla­mar La má­qui­na de Dios al LHC.