Etiqueta: Tecnología y futuro

Neo­blas­fe­mias (I)

El es­cep­ti­cis­mo or­to­do­xo, co­mo to­dos los fun­da­men­ta­lis­mos, nos des­po­ja de la fan­ta­sía y por tan­to de la ca­pa­ci­dad de ma­ne­jar im­po­si­bles. Sin esa ca­pa­ci­dad arrin­co­na­mos la ha­bi­li­dad pa­ra tra­ba­jar fue­ra de la ca­ja y nos con­ver­ti­mos hoy en los con­ser­va­do­res de ma­ña­na. En nue­vos di­no­sau­rios, que se ex­tin­gui­rán tal co­mo se ex­tin­guie­ron. Y no me ma­lin­ter­pre­ten; es­to no tie­ne na­da que ver con la po­wer balance.

Hoy cum­pli­mos dos años

El año pa­sa­do se me ol­vi­dó. És­te no. Los die­cio­cho de mar­zo se cum­plen años del na­ci­mien­to de es­te cua­derno y des­gra­cia­da­men­te, de la muer­te de Arthur C. Clar­ke. Co­mo ya con­té, tu­ve el tris­te ho­nor de inau­gu­rar­lo con el obi­tua­rio del maes­tro, con lo que siem­pre ha­brá una bue­na ex­cu­sa pa­ra ese re­cuer­do. En un día co­mo hoy, no es ma­la lec­tu­ra El Cen­ti­ne­la, que fue el ger­men de 2001. Aquí tie­nen el en­la­ce. Disfruten.

La ma­yor de­cep­ción del siglo

Co­mo pue­den leer en es­ta en­tra­da de Wi­red, Oba­ma aca­ba de can­ce­lar el pro­gra­ma Cons­te­lla­tion. En 2020 no ha­brá na­die en la Lu­na. Es­toy de­so­la­do, y no es de bro­ma. Ca­da día me sien­to más ajeno al gé­ne­ro hu­mano. Que lo vis­tan de lo que sea, que lo jus­ti­fi­quen di­cien­do que es lo mis­mo que ha­ce cin­cuen­ta años. Lo que hay que ha­cer es lle­gar, y que­dar­se, co­mo de­bían ha­ber he­cho ha­ce cua­ren­ta. Si­go con­ven­ci­do de que hoy nos can­ta­ría otro ga­llo. Mejor.

Es­to sí que es un acon­te­ci­mien­to pla­ne­ta­rio, Pa­jín.

Al me­nos que­da la em­pre­sa pri­va­da, o eso di­ce el Pre­si­den­te. Des­de es­te mo­men­to de­po­si­to mis es­pe­ran­zas en Vir­gin Ga­lac­tic.

Ex­trac­tos mí­ni­mos (VII)

Un día mon­to­nes de círcu­los ne­gros po­bla­ron los cie­los de to­do el mun­do. Se ha­bían ido. Fue en­ton­ces cuan­do des­cu­bri­mos que real­men­te no sa­bía­mos ha­cer na­da, y vol­vió la Era de las Tinieblas.

A Dou­glas Adams

Ma­ni­fies­to en de­fen­sa de los de­re­chos fun­da­men­ta­les en Internet

An­te la in­clu­sión en el An­te­pro­yec­to de Ley de Eco­no­mía sos­te­ni­ble de mo­di­fi­ca­cio­nes le­gis­la­ti­vas que afec­tan al li­bre ejer­ci­cio de las li­ber­ta­des de ex­pre­sión, in­for­ma­ción y el de­re­cho de ac­ce­so a la cul­tu­ra a tra­vés de In­ter­net, los pe­rio­dis­tas, blog­gers, usua­rios, pro­fe­sio­na­les y crea­do­res de in­ter­net ma­ni­fes­ta­mos nues­tra fir­me opo­si­ción al pro­yec­to, y de­cla­ra­mos que…

1.- Los de­re­chos de au­tor no pue­den si­tuar­se por en­ci­ma de los de­re­chos fun­da­men­ta­les de los ciu­da­da­nos, co­mo el de­re­cho a la pri­va­ci­dad, a la se­gu­ri­dad, a la pre­sun­ción de ino­cen­cia, a la tu­te­la ju­di­cial efec­ti­va y a la li­ber­tad de expresión.

2.- La sus­pen­sión de de­re­chos fun­da­men­ta­les es y de­be se­guir sien­do com­pe­ten­cia ex­clu­si­va del po­der ju­di­cial. Ni un cie­rre sin sen­ten­cia. Es­te an­te­pro­yec­to, en con­tra de lo es­ta­ble­ci­do en el ar­tícu­lo 20.5 de la Cons­ti­tu­ción, po­ne en ma­nos de un ór­gano no ju­di­cial ‑un or­ga­nis­mo de­pen­dien­te del mi­nis­te­rio de Cultura‑, la po­tes­tad de im­pe­dir a los ciu­da­da­nos es­pa­ño­les el ac­ce­so a cual­quier pá­gi­na web.

3.- La nue­va le­gis­la­ción crea­rá in­se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca en to­do el sec­tor tec­no­ló­gi­co es­pa­ñol, per­ju­di­can­do uno de los po­cos cam­pos de de­sa­rro­llo y fu­tu­ro de nues­tra eco­no­mía, en­tor­pe­cien­do la crea­ción de em­pre­sas, in­tro­du­cien­do tra­bas a la li­bre com­pe­ten­cia y ra­len­ti­zan­do su pro­yec­ción internacional.

4.- La nue­va le­gis­la­ción pro­pues­ta ame­na­za a los nue­vos crea­do­res y en­tor­pe­ce la crea­ción cul­tu­ral. Con In­ter­net y los su­ce­si­vos avan­ces tec­no­ló­gi­cos se ha de­mo­cra­ti­za­do ex­tra­or­di­na­ria­men­te la crea­ción y emi­sión de con­te­ni­dos de to­do ti­po, que ya no pro­vie­nen pre­va­len­te­men­te de las in­dus­trias cul­tu­ra­les tra­di­cio­na­les, sino de mul­ti­tud de fuen­tes diferentes.

5.- Los au­to­res, co­mo to­dos los tra­ba­ja­do­res, tie­nen de­re­cho a vi­vir de su tra­ba­jo con nue­vas ideas crea­ti­vas, mo­de­los de ne­go­cio y ac­ti­vi­da­des aso­cia­das a sus crea­cio­nes. In­ten­tar sos­te­ner con cam­bios le­gis­la­ti­vos a una in­dus­tria ob­so­le­ta que no sa­be adap­tar­se a es­te nue­vo en­torno no es ni jus­to ni rea­lis­ta. Si su mo­de­lo de ne­go­cio se ba­sa­ba en el con­trol de las co­pias de las obras y en In­ter­net no es po­si­ble sin vul­ne­rar de­re­chos fun­da­men­ta­les, de­be­rían bus­car otro modelo.

6.- Con­si­de­ra­mos que las in­dus­trias cul­tu­ra­les ne­ce­si­tan pa­ra so­bre­vi­vir al­ter­na­ti­vas mo­der­nas, efi­ca­ces, creí­bles y ase­qui­bles y que se ade­cuen a los nue­vos usos so­cia­les, en lu­gar de li­mi­ta­cio­nes tan des­pro­por­cio­na­das co­mo in­efi­ca­ces pa­ra el fin que di­cen perseguir.

7.- In­ter­net de­be fun­cio­nar de for­ma li­bre y sin in­ter­fe­ren­cias po­lí­ti­cas aus­pi­cia­das por sec­to­res que pre­ten­den per­pe­tuar ob­so­le­tos mo­de­los de ne­go­cio e im­po­si­bi­li­tar que el sa­ber hu­mano si­ga sien­do libre.

8.- Exi­gi­mos que el Go­bierno ga­ran­ti­ce por ley la neu­tra­li­dad de la Red en Es­pa­ña, an­te cual­quier pre­sión que pue­da pro­du­cir­se, co­mo mar­co pa­ra el de­sa­rro­llo de una eco­no­mía sos­te­ni­ble y rea­lis­ta de ca­ra al futuro.

9.- Pro­po­ne­mos una ver­da­de­ra re­for­ma del de­re­cho de pro­pie­dad in­te­lec­tual orien­ta­da a su fin: de­vol­ver a la so­cie­dad el co­no­ci­mien­to, pro­mo­ver el do­mi­nio pú­bli­co y li­mi­tar los abu­sos de las en­ti­da­des gestoras.

10.- En de­mo­cra­cia las le­yes y sus mo­di­fi­ca­cio­nes de­ben apro­bar­se tras el opor­tuno de­ba­te pú­bli­co y ha­bien­do con­sul­ta­do pre­via­men­te a to­das las par­tes im­pli­ca­das. No es de re­ci­bo que se reali­cen cam­bios le­gis­la­ti­vos que afec­tan a de­re­chos fun­da­men­ta­les en una ley no or­gá­ni­ca y que ver­sa so­bre otra materia.

Es­te ma­ni­fies­to, ela­bo­ra­do de for­ma con­jun­ta por va­rios au­to­res, es de to­dos y de nin­guno. Si quie­res su­mar­te a él, di­fún­de­lo por Internet. 

Sa­ra­ma­go y la Luna

Cuan­do bus­ca­ba re­fe­ren­cias pa­ra la en­tra­da que lla­mé Pa­pa­rru­chas, en­con­tré es­te ar­tícu­lo de Car­los Ló­pez Díaz, en mi hu­mil­de opi­nión lleno de sen­ti­do co­mún, que coin­ci­de en par­te con el con­te­ni­do de mi post so­bre Dra­gó. Se ex­tien­de so­bre otras his­to­rias y apun­ta un ar­tícu­lo de Jo­sé Sa­ra­ma­go en El País, ti­tu­la­do Lu­na.

Ten­go que re­co­no­cer que Sa­ra­ma­go me cae bien, pe­se a que ca­si to­das las co­sas que di­ce –al mar­gen de la li­te­ra­tu­ra, cla­ro– me pa­re­cen ton­te­rías bas­tan­te so­lem­nes. Qui­zá sea esa ima­gen que ofre­ce de buen hom­bre, bien in­ten­cio­na­do y mal acon­se­ja­do, la que in­flu­ye en mi áni­mo cuan­do le oi­go des­ba­rrar so­bre cual­quier te­ma que des­co­no­ce de ma­ne­ra ín­ti­ma, y me vuel­ve con­des­cen­dien­te. Lo con­tra­rio que con la ma­yo­ría de los pe­rio­dis­tas es­pe­cia­li­za­dos.

Apro­ve­cho es­ta nue­va opor­tu­ni­dad pa­ra abun­dar en mi pro­fun­do des­pre­cio por la ac­ti­tud de mu­chos in­te­lec­tua­les, que se jac­tan de des­co­no­cer y abo­mi­nar de la tec­no­lo­gía y la Cien­cia. Ver­da­de­ros anal­fa­be­tos fun­cio­na­les en la mi­tad de la sa­bi­du­ría de nues­tra so­cie­dad, que no por eso de­jan de opi­nar so­bre te­mas cien­tí­fi­cos, co­mo la ener­gía y el me­dio am­bien­te. Y di­go es­to sin segundas.

En un ar­tícu­lo be­lla­men­te re­dac­ta­do, y tras flir­tear –co­mo tan­tos otros– con la ve­ra­ci­dad de la lle­ga­da del Hom­bre a la Lu­na, Sa­ra­ma­go, lleno de esa des­aso­se­gan­te sau­da­de,  escribe:

[…] lle­go a la de­so­la­do­ra con­clu­sión de que al fi­nal nin­gún gran pa­so pa­ra la hu­ma­ni­dad fue da­do y que nues­tro fu­tu­ro no es­tá en las es­tre­llas, sino siem­pre y só­lo en la Tie­rra en que asen­ta­mos los pies. Co­mo ya de­cía en la pri­me­ra de esas cró­ni­cas: No per­da­mos no­so­tros la Tie­rra, que to­da­vía se­rá la úni­ca ma­ne­ra de no per­der la Lu­na’ »

No pue­do es­tar más en des­acuer­do. La ex­plo­ra­ción, el des­cu­bri­mien­to, la con­quis­ta de lo des­co­no­ci­do son los mo­to­res que han lle­va­do a la hu­ma­ni­dad a su más al­to gra­do de ci­vi­li­za­ción. Lo con­tra­rio es pu­ro con­ser­va­du­ris­mo. Es mie­do a lo in­ex­plo­ra­do, es la se­mi­lla del pro­vin­cia­nis­mo más obtuso.

No per­da­mos no­so­tros la Lu­na, que to­da­vía se­rá la úni­ca ma­ne­ra de no per­der la Tierra.

Cua­ren­ta y tantos

ent

Star Trek tam­bién es de mi quin­ta —un añi­to ma­yor — . El pa­sa­do día 8 cum­plió cua­ren­ta y tres cas­ta­ñas, só­lo cua­tro me­ses des­pués del es­treno de la un­dé­ci­ma pe­lí­cu­la de la saga.

Ha­ce cua­tro años, en ma­yo de 2005, Pa­ra­muount Te­le­vi­sion can­ce­la­ba la quin­ta se­rie de la sa­ga (sex­ta si con­si­de­ra­mos La Se­rie Ani­ma­da), tras die­cio­cho años in­in­te­rrum­pi­dos de exis­ten­cia te­le­vi­si­va, de­bi­do a los po­bres ín­di­ces de au­dien­cia que se es­ta­ban re­gis­tran­do, tal co­mo pa­só con la se­rie ori­gi­nal en 1969.

En­ton­ces una bue­na par­te de los fans de ST, aun­que cons­ter­na­dos, pen­sá­ba­mos que tan­tos años de emi­sión eran de­ma­sia­dos, que la fran­qui­cia se es­ta­ba ago­tan­do y que la se­quía en el te­rreno crea­ti­vo era in­mi­nen­te. In­tu­yo que to­do aque­llo era pa­ra con­so­lar­nos; nos gus­ta­ba Star Trek y apar­tar­la de la te­le­vi­sión era una ver­da­de­ra putada.

Des­de en­ton­ces el CD ha da­do pa­so al MP3 y Spo­tify ha re­vo­lu­cio­na­do la ma­ne­ra de es­cu­char mú­si­ca. El DVD es­tá prác­ti­ca­men­te muer­to, y no sa­be­mos quién he­re­da­rá, si el du­bi­ta­ti­vo Blu-Ray o di­rec­ta­men­te Ma­triosh­ka [1. Ma­triosh­ka es la co­rrec­ta trans­crip­ción fo­né­ti­ca de Mat­pëш­ka, la tí­pi­ca mu­ñe­ca ru­sa que da nom­bre al con­te­ne­dor de ar­chi­vos de ví­deo en al­ta de­fi­ni­ción, pa­ra en­ten­der­nos pe­ro sien­do in­exac­to, equi­va­len­te al DivX y si­mi­la­res en ba­ja.], la me­mo­ria flash (aho­ra que ad­vie­ne USB 3.0) o al­gún ser­vi­cio de strea­ming de pa­go o con publicidad.

Del mis­mo mo­do que ocu­rrió po­co des­pués de la can­ce­la­ción de la pri­me­ra se­rie de Star Trek, la in­dus­tria te­le­vi­si­va es­ta­dou­ni­den­se, jun­to con bue­na par­te de las gran­des com­pa­ñías que anun­cian sus pro­duc­tos en sus ca­de­nas, se han reu­ni­do pa­ra ex­pre­sar su des­con­ten­to y ana­li­zar los sis­te­mas y mé­to­dos de me­di­ción de au­dien­cias —que cu­rio­sa­men­te, y des­de los años 50, mo­no­po­li­za la com­pa­ñía Niel­sen— ya que és­tas no pa­re­cen co­rres­pon­der­se con los re­sul­ta­dos comerciales.

Al igual que a fi­na­les de los 60 no se te­nían en cuen­ta las au­dien­cias de­mo­grá­fi­cas (sec­to­res de la po­bla­ción con ca­rac­te­rís­ti­cas de­ter­mi­na­das a las que ofre­cer pro­duc­tos di­fe­ren­cia­dos), sino las au­dien­cias to­ta­les, en la ac­tua­li­dad no se tie­nen en cuen­ta pa­ra di­chas me­di­cio­nes los pro­gra­mas que el pú­bli­co gra­ba y ve pos­te­rior­men­te, los ba­ja­dos de in­ter­net, los vis­tos on­li­ne en las pá­gi­nas web de las ca­de­nas ni los vis­tos fue­ra de los Es­ta­dos Uni­dos por los internautas.

Es un he­cho de­mos­tra­do que si en 1969 hu­bie­ran exis­ti­do las me­di­cio­nes de­mo­grá­fi­cas, Star Trek nun­ca hu­bie­ra si­do can­ce­la­da. Si la me­di­ción de au­dien­cias ac­tual tu­vie­ra en cuen­ta los fac­to­res que he men­cio­na­do, En­ter­pri­se tam­po­co ha­bría si­do re­ti­ra­da. Y me atre­vo a de­cir que el pa­no­ra­ma te­le­vi­si­vo di­fe­ri­ría mu­cho del ac­tual. Y no só­lo el americano.

Hay un fac­tor que es mu­cho más de­ter­mi­nan­te que los de­más, y ya he men­cio­na­do en ar­tícu­los an­te­rio­res. La glo­ba­li­za­ción es un he­cho irre­ver­si­ble, y los que anun­cian en te­le­vi­sión lo ha­cen en el mun­do en­te­ro. Has­ta que no en­tien­dan que la ra­dio­di­fu­sión tam­bién es glo­bal, no de­ja­rán de per­der di­ne­ro. El con­cep­to de world­wi­de syn­di­ca­tion, o di­fu­sión mun­dial (de con­te­ni­dos), es esen­cial pa­ra que las se­ries te­le­vi­si­vas sean ren­ta­bles y pa­ra que la pu­bli­ci­dad sea efectiva.

Nin­gún anun­cian­te con una au­dien­cia po­ten­cial de de­ce­nas de mi­llo­nes de per­so­nas des­de­ña­ría Star Trek. En to­do el mun­do. Los fri­quis com­pra­mos mucho.

El otro día vol­ví a ver el pri­mer ca­pí­tu­lo de En­ter­pri­se. Qué co­ño ago­ta­da. Qué co­ño se­quía crea­ti­va. Star Trek es ne­ce­sa­ria en la te­le­vi­sión. Pa­ra mí por­que me gus­ta. Pa­ra el que anun­cia por­que hay mi­llo­nes de per­so­nas en to­do el mun­do dis­pues­tas a ver su pu­ñe­te­ra pu­bli­ci­dad a cambio.

Y por­que pro­ba­ble­men­te com­pre­mos mu­chas de sus cosas.

.

Fu­tu­ro

«Si al­guien di­ce ‘Eso es im­po­si­ble’, de­bes en­ten­der­lo co­mo ‘Ba­sán­do­me en mi muy li­mi­ta­da ex­pe­rien­cia y es­tre­cha com­pren­sión de la reali­dad, eso es muy improbable’ »
–Paul Buchheit, fun­da­dor de Friend­Feed y crea­dor de Gmail

En twit­ter

Abri­mos cuen­ta en twit­ter. Por aho­ra la mía. Pa­ra fo­llo­wers, po­déis se­guir­me en «chor_» (sin ol­vi­dar el guión ba­jo). A ver có­mo re­sul­ta. Ha­brá re­su­men dia­rio en el blog, aun­que los tweets no sean de cien­cia ficción…

Pa­pa­rru­chas

An­tes de na­da, que­de cla­ro que en es­te blog no ha­bla­ré de po­lí­ti­ca. Si aca­so ha­ré re­fe­ren­cia a ella por ne­ce­si­da­des del guión. Tam­po­co ha­ré re­fe­ren­cias a ideo­lo­gía al­gu­na, pri­me­ro por­que no es asun­to de es­te es­pa­cio, y se­gun­do por­que el mis­mo con­cep­to es­tá tan de­te­rio­ra­do que ya me repugna.

Cier­to que en es­te cua­derno soy bas­tan­te me­nos mo­de­ra­do que en mi vi­da dia­ria, pe­ro créan­me si les di­go que soy (o lo in­ten­to) es­cru­pu­lo­sa­men­te res­pe­tuo­so con las opi­nio­nes de los de­más. Has­ta aquí bien. Ob­via­men­te si la opi­nión es­tá ra­zo­na­da. Ob­via­men­te si el te­ma en cues­tión es opinable.

Pues en­ton­ces, que­da cla­ro que res­pe­to mu­cho el afán de don Fer­nan­do Sán­chez Dra­gó de con­tar­nos su di­so­lu­ta, re­vo­lu­cio­na­ria, fes­ti­va vi­da. Me da igual que su pro­pio y re­cal­ci­tran­te ex­tre­mis­mo le ha­ya ca­ta­pul­ta­do de la re­vo­lu­ción so­cia­lis­ta a la ado­ra­ción a Ayn Rand.

Me da igual que es­te hom­bre po­dri­do por la gu­sa­ne­ra de la an­cia­ni­dad (ci­to sus pro­pias pa­la­bras) pre­ten­da ro­dear­se de un es­pe­so ha­lo de cul­tu­ra, só­lo por es­tar muy vie­jo, muy leí­do y muy via­ja­do. Una de las prin­ci­pa­les ca­rac­te­rís­ti­cas de la in­te­lec­tua­li­dad cas­po­sa, bohe­mia y de­mo­dé es des­pre­ciar la for­ma­ción cien­tí­fi­ca y téc­ni­ca a la ho­ra de eti­que­tar de in­te­lec­tual a un in­di­vi­duo. Bas­ta con ci­tar a Rim­baud o de­cir que se co­no­ce la obra de Bou­lez pa­ra que la bar­bi­lla se te le­van­te au­to­má­ti­ca­men­te y te crez­ca en la mano un li­bro de cual­quier au­tor de len­gua no española.

Tam­po­co me im­por­ta que el in­te­lec­tual Sán­chez Dra­gó tu­vie­ra un ul­tra­de­sa­rro­lla­do sen­ti­do de la vis­ta, allá por el se­sen­ta y nue­ve, que le per­mi­tie­ra, con la so­la con­tem­pla­ción de las trans­mi­sio­nes te­le­vi­si­vas de la lle­ga­da a la lu­na, co­le­gir que aque­llo era una farsa.

Pue­do pa­sar por el he­cho de que, igual que tan­tos otros, es­té tan so­ber­bia­men­te se­gu­ro de la fu­ti­li­dad y es­tu­pi­dez de la in­ves­ti­ga­ción es­pa­cial, dó­lar allí, dó­lar acá.

Lo que no pue­do to­le­rar es que nie­gue un he­cho his­tó­ri­co y cien­tí­fi­co in­dis­cu­ti­ble y de­mos­tra­do has­ta la sa­cie­dad, apro­ve­chán­do­se de una po­si­ción de au­to­ri­dad que su con­di­ción de es­cri­tor le ha otor­ga­do. Y me­nos aún que ade­más se bur­le de aque­llos que sen­ci­lla­men­te co­no­cen y acep­tan la reali­dad de los he­chos. Que cua­tro ilu­mi­na­dos inun­den los men­ti­de­ros de­nun­cian­do cons­pi­ra­cio­nes no tie­ne im­por­tan­cia. Que lo ha­ga un per­so­na­je pú­bli­co del ám­bi­to de la cul­tu­ra de­be­ría ser delito.

Le de­seo al se­ñor Sán­chez la vi­da su­fi­cien­te pa­ra su­bir­se al pri­mer vue­lo de Vir­gin Ga­lac­tic, y des­cu­brir des­de la al­tu­ra que la Tie­rra, pa­ra su sor­pre­sa, no es plana.

Hoy ha­ce cua­ren­ta años

luna2

Crea­do­res de opinión

Es te­rro­rí­fi­co com­pro­bar­lo, pe­ro si se pre­gun­ta a al­guien por el tra­to que la pren­sa da a los te­mas re­la­cio­na­dos con su pro­fe­sión, la res­pues­ta más sua­ve que se ob­tie­ne es «po­co ri­gu­ro­so». Sin­ce­ra­men­te y sin exa­ge­ra­cio­nes, es co­ti­diano ver a al­gún ami­go o co­no­ci­do lle­var­se las ma­nos a la ca­be­za le­yen­do ar­tícu­los pe­rio­dís­ti­cos es­cri­tos de cual­quier ma­ne­ra, fal­tan­do a la ver­dad, omi­tien­do da­tos fun­da­men­ta­les o con­fun­dien­do tér­mi­nos, mé­to­dos, nom­bres o con­cep­tos. Y só­lo es­toy ha­blan­do de da­tos ob­je­ti­vos, que pue­de com­pro­bar cual­quier per­so­na con su­ma fa­ci­li­dad (con mu­cha más fa­ci­li­dad que cuan­do exis­tía el ri­gor pe­rio­dís­ti­co), no en­tro en te­mas sub­je­ti­vos, ni por su­pues­to políticos.

La cien­cia, en cual­quie­ra de sus fa­ce­tas, es la ma­yor damnificada.

El pro­ble­ma de es­ta ac­ti­tud, que com­par­ten ‑sin atis­bo al­guno de ver­güen­za- to­dos y ca­da uno de los me­dios es­cri­tos y au­dio­vi­sua­les de nues­tro país, es que real­men­te crean opi­nión, usan­do in­for­ma­ción erró­nea y con­fun­dien­do, in­du­cien­do a erro­res, a ve­ces gra­ves, a gran­des sec­to­res de la so­cie­dad, que de­po­si­tan su con­fian­za en la in­for­ma­ción que re­ci­ben de los me­dios tra­di­cio­nal­men­te serios.

Ha­ce unos días es­cu­cha­ba la ra­dio en el co­che cuan­do el pro­gra­ma «Ju­lia en la on­da», de Ju­lia Ote­ro, aglu­ti­nó la ma­yor can­ti­dad de bar­ba­ri­da­des por mi­nu­to que yo ha­bía es­cu­cha­do des­de ha­cía tiem­po. La pri­me­ra, un clá­si­co. In­ter­net es un in­ven­to mi­li­tar. An­tón Reixa di­xit. Y los or­de­na­do­res tam­bién, hom­bre. Lea us­ted so­bre lo que di­ce. Pa­ra ser un in­te­lec­tual, no só­lo hay que parecerlo.

Tam­bién di­jo que no en­ten­día pa­ra qué ha­bía­mos ido a la lu­na, el lum­bre­ras. Con la de co­sas que ha­cen fal­ta aquí. Otro clásico.

La­men­ta­ble­men­te la pre­sen­ta­do­ra des­pués co­nec­tó con Je­sús Her­mi­da, ex­cel­so na­rra­dor pa­ra TVE del even­to más im­por­tan­te de la his­to­ria de la Hu­ma­ni­dad, que ocu­rrió el 20 de ju­lio de 1969. En­tre chan­zas lle­ga­ban a la con­clu­sión de lo po­co que ha­bía apor­ta­do la ca­rre­ra es­pa­cial a la hu­ma­ni­dad, con los 25.000 mi­llo­nes de dó­la­res que se ha­bían invertido.

Los es­tu­dios rea­li­za­dos al res­pec­to in­di­can que por ca­da dó­lar in­ver­ti­do en la in­ves­ti­ga­ción es­pa­cial, se han re­cu­pe­ra­do en­tre 7 y 20. Ade­más del ke­vlar, el vel­cro, el te­flón, los do­do­tis, los ali­men­tos lio­fi­li­za­dos, sin ha­blar de los avan­ces pu­ra­men­te cien­tí­fi­cos que las mi­sio­nes Apo­lo con­si­guie­ron. Un pu­ña­do de ro­cas sin va­lor, era el re­su­men de lo con­se­gui­do, se­gún los ter­tu­lia­nos. Apa­gué la radio.

En un país en el que los úni­cos pe­rio­dis­tas es­pe­cia­li­za­dos son los de­por­ti­vos y los tau­ri­nos, si­gue ha­bien­do edi­to­res y di­rec­ti­vos que se que­jan de la de­ca­den­cia de los me­dios tradicionales.

Pues va­le.

Hoy ha­ce cua­ren­ta años

480px-Apollo_11_Launch2

De­re­chos y sen­ti­do común

Ilus­tra­ti­va y ame­na con­fe­ren­cia de Larry Les­sig, fun­da­dor de Crea­ti­ve Com­mons, en­fo­ca­da al tra­ta­mien­to de los de­re­chos de au­tor a tra­vés del sen­ti­do co­mún, y no de la des­pia­da­da ac­ti­tud re­cau­da­to­ria de las so­cie­da­des de ges­tión. Da que pen­sar, se po­si­cio­na en un te­rreno muy in­tere­san­te y re­su­me de ma­ne­ra in­te­li­gen­te los pro­ce­sos cul­tu­ra­les po­pu­la­res, y su pa­pel «de­mo­cra­ti­za­dor».

Es un pun­to de vis­ta más que in­tere­san­te, y más que con­ci­lia­dor, en el mun­do di­gi­tal ac­tual, po­la­ri­za­do en­tre los que se em­pe­ñan en ne­gar la reali­dad del mun­do glo­bal e in­ter­co­nec­ta­do, y los que se em­pe­ñan en ha­cer­nos creer que es sa­lu­da­ble, lí­ci­to y re­co­men­da­ble ba­jar­se con­te­ni­dos pro­te­gi­dos sin pa­gar un céntimo.

Son die­cio­cho mi­nu­tos muy go­lo­sos, don­de lo peor son los ejem­plos ilus­tra­ti­vos de las re­mez­clas, y lo me­jor la his­to­ria de AS­CAP y BMI de 1940. La SGAE ne­ce­si­ta una lec­ción de ese calibre.

Pue­de pa­re­cer, por lo an­te­rior, que apos­ta­to de lo re­fle­ja­do en en­tra­das pre­ce­den­tes. Pa­ra na­da. Lo que si­gue sien­do un atro­pe­llo al con­su­mi­dor es que sea im­po­si­ble ac­ce­der a con­te­ni­dos in­clu­so que­rien­do pa­gar por ellos, in­ten­tan­do per­pe­tuar un mo­de­lo de ne­go­cio ob­so­le­to, ca­du­co y sin fu­tu­ro, de cuan­do los ro­llos de pe­lí­cu­la eran los que man­da­ban en el mercado.

Pe­ro ese es otro tema.

Ex­trac­tos mí­ni­mos (III)

Fee­li Pka­dik des­cu­brió el mé­to­do pa­ra re­tro­ce­der en el tiem­po en 2234. Su pa­dre, el co­no­ci­do cien­tí­fi­co Mar­son Pka­dik, ha­bía pro­ba­do em­pí­ri­ca­men­te la po­si­bi­li­dad de ple­gar el es­pa­cio pa­ra los via­jes es­te­la­res, pe­ro tam­bién que un via­je tem­po­ral ha­cia ade­lan­te, di­ga­mos, era inviable.

Di­go es­to por­que el abue­lo de Feely, Ate­raï, tam­bién fí­si­co, pos­tu­la­ba en 2165 la ley de si­mul­ta­nei­dad de la ve­lo­ci­dad, por la que la ma­te­ria via­ja­ba so­bre el tiem­po (o vi­ce­ver­sa) a la ve­lo­ci­dad de la luz. Así, no era po­si­ble a la ma­te­ria «ade­lan­tar­se» a sí mis­ma, ya que no po­día via­jar más rá­pi­da­men­te que la luz. Es­to úl­ti­mo ha­bía si­do des­cu­bier­to por el pa­dre de Ate­raï, Fee­li Jo­li Pka­dik, en lo que lla­mó em­pi­ri­za­ción Eins­tein-Jo­li, que no de­cía na­da nue­vo so­bre la Teo­ría de la Re­la­ti­vi­dad, pe­ro re­sul­tó que la demostraba.

El ca­so es que el abu­rri­mien­to en el si­glo XXIII era un mal en­dé­mi­co (prác­ti­ca­men­te el úni­co) y Fee­li de­ci­dió ju­gar un po­co con su nue­vo des­cu­bri­mien­to. El jue­go era el si­guien­te: bus­car el ar­te­fac­to tec­no­ló­gi­co más an­ti­guo que pu­die­ra en­con­trar y en­viar­lo al pa­sa­do más an­ti­guo en el que al­guien pu­die­ra com­pren­der­lo. (Fee­li no era tan idio­ta co­mo pa­ra via­jar él mis­mo; ha­bía leí­do to­da la cien­cia fic­ción de los úl­ti­mos dos si­glos). El en­vío fue un te­lé­fono de 2011 (con ma­nual de ins­truc­cio­nes) a una ofi­ci­na de la NA­SA de 1959.

Fee­li se de­jó a sí mis­mo ins­truc­cio­nes, por pre­cau­ción: an­tes de en­viar el ar­te­fac­to, man­da­ría a su es­cri­to­rio un ejem­plar de la Sum­ma Tech­no­lo­gi­ca Uni­ver­sa­lis y una ex­pli­ca­ción de lo que ha­bía pasado.

Re­sul­tó que el bu­cle cau­sa­do por Fee­li ha­bía si­do traumático.

Po­ner un avan­ce tec­no­ló­gi­co cua­ren­ta años an­tes de su fe­cha ha­bía sig­ni­fi­ca­do un ade­lan­to de dos dé­ca­das en la his­to­ria cien­tí­fi­ca ori­gi­nal. Eso re­sul­tó en que el mé­to­do lo des­cu­brió Mar­son, no Fee­li; pe­ro Fee­li re­ci­bió pun­tual­men­te las ex­pli­ca­cio­nes y la Sum­ma. Y de­ci­dió se­guir ju­gan­do. Le ha­bía gus­ta­do el re­sul­ta­do. Fee­li, Mar­son, Ate­raï, Fee­li, Jo­li. A ca­da no­ti­cia del bu­cle que re­ci­bía Fee­li, el jue­go era más in­quie­tan­te. Has­ta que un an­te­pa­sa­do de Fee­li re­ci­bió en su des­pa­cho de la NA­SA en 1959 un ar­te­fac­to que unos po­cos años des­pués le hi­zo des­cu­brir el mé­to­do pa­ra re­tro­ce­der en el tiempo.

Pa­ra ese mo­men­to, Fee­li no era to­da­vía Dios, pe­ro ten­día a in­fi­ni­to. Unos cuan­tos bu­cles más. Era divertido.

Creative Commons License

Es­ta obra es­tá ba­jo una li­cen­cia de Crea­ti­ve Com­mons.