The Ex­pan­se y el sín­dro­me de Ca­pri­ca

Es sa­bi­do que Battles­tar Ga­lac­ti­ca es la me­jor se­rie de cien­cia fic­ción de lo que lle­va­mos de si­glo XXI (y que me per­do­nen los los­ters). La pa­ra­do­ja es que su éxi­to, en lu­gar de ge­ne­rar más y me­jo­res se­ries del gé­ne­ro, ha crea­do un te­rri­ble com­ple­jo de in­su­per­abi­li­dad a la ca­de­na que la emi­tió. Des­de el fi­nal de BSG, SyFy, an­tes Sci Fi, an­tes The Sci­Fi Chan­nel, ha su­fri­do una de las más lar­gas tra­ve­sías del de­sier­to vis­tas por un ca­nal te­le­vi­si­vo.

Ca­de­nas co­mo UPN, mas­ca­rón de proa de Pa­ra­mount, tu­vie­ron que ce­rrar las puer­tas o fu­sio­nar­se, des­pués de fra­ca­sos es­tre­pi­to­sos, tras gran­des ex­pe­ri­men­tos co­mo Star Trek: Vo­ya­ger y Star Trek: En­ter­pri­se. Sci­Fi de­ci­dió cam­biar su nom­bre, su tar­get y su con­te­ni­do cua­tro días an­tes del fi­nal de Battles­tar Ga­lac­ti­ca.

El éxi­to de una pro­duc­ción en oca­sio­nes fun­cio­na de for­ma con­tra­ria a la de­sea­da. Una vez fi­na­li­za­da, pa­re­ce com­pli­ca­do pro­po­ner­se un éxi­to pa­re­jo, si no ma­yor, a la exi­to­sa des­apa­re­ci­da: en el ca­so de SyFy, la con­ti­nua­ción ló­gi­ca a BSG fue Ca­pri­ca, una am­bi­cio­sa his­to­ria so­bre los años pre­vios a la pri­me­ra gue­rra cy­lon. En unos años que em­pe­za­ron a ser acia­gos pa­ra la cien­cia fic­ción, la se­rie fue can­ce­la­da tras la emi­sión del ca­pí­tu­lo 13 por ba­ja au­dien­cia, pe­se a con­tar con el res­pal­do y la ex­pe­rien­cia de Ro­nald D. Moo­re y Ja­ne Es­pen­son.

Al igual que el año an­te­rior ocu­rrie­ra con la ex­ce­len­te e in­fra­va­lo­ra­da (y co­rres­pon­dien­te­men­te can­ce­la­da) Def­ying Gra­vity, Ca­pri­ca uti­li­zó una enor­me can­ti­dad del tiem­po dis­po­ni­ble pa­ra plan­tear per­so­na­jes, con­flic­tos y sub­tra­mas que que­da­ban sem­bra­das pa­ra un pos­te­rior de­sa­rro­llo, ol­vi­dan­do la aplas­tan­te ló­gi­ca te­le­vi­si­va: en una se­rie ba­sa­da en un ar­co na­rra­ti­vo, no epi­só­di­ca, es ne­ce­sa­rio re­te­ner al es­pec­ta­dor. Si eso no ocu­rre se co­rre el ries­go de per­der la au­dien­cia muy rá­pi­da­men­te, y en una se­rie qui­zá de­ma­sia­do in­te­lec­tual pa­ra el es­pec­ta­dor me­dio, la pro­ba­bi­li­dad de re­en­gan­char­se es bas­tan­te ba­ja.

Los úl­ti­mos ca­pí­tu­los pa­re­cían ha­ber ad­ver­ti­do es­ta si­tua­ción y co­men­za­ron, rá­pi­da­men­te, a so­lu­cio­nar y re­ma­tar al­gu­nos hi­los, a ace­le­rar la ac­ción y a ge­ne­rar más in­te­rés, y más cuan­do se acer­ca­ba el fi­nal, has­ta un epí­lo­go que ve­nía a re­su­mir, en unos po­cos mi­nu­tos, una tra­ma que po­día ha­ber du­ra­do va­rias tem­po­ra­das.

The Ex­pan­se es una se­rie que me­re­ce la pe­na ver úni­ca­men­te pa­ra lle­gar a sus mag­ní­fi­cos y es­pec­ta­cu­la­res tres úl­ti­mos ca­pí­tu­los. Ba­sa­da en la se­rie de li­bros de Da­niel Abraham and Ty Franck (ba­jo el seu­dó­ni­mo de Ja­mes S. A. Co­rey) es, al igual que Ca­pri­ca, otra am­bi­cio­sa pro­duc­ción. Plan­tea una com­ple­ja tra­ma que se ofre­ce al es­pec­ta­dor con una par­si­mo­nia en oca­sio­nes deses­pe­ran­te, usan­do el li­mi­ta­dí­si­mo tiem­po del que dis­po­ne (el nue­vo es­tán­dar de diez ca­pí­tu­los por tem­po­ra­da) pa­ra mos­trar un mag­ní­fi­co y cos­tea­do di­se­ño de pro­duc­ción, en el que se dis­po­nen un ex­ce­len­te y es­ti­mu­lan­te pró­lo­go de un par de mi­nu­tos y tres tra­mas que con­ver­gen pla­na, arrít­mi­ca y len­ta­men­te, du­ran­te sie­te ca­pí­tu­los, ha­cia un fi­nal de tem­po­ra­da que ofre­ce de lo me­jor­ci­to de la úl­ti­ma spa­ce ope­ra.

Los ín­di­ces de au­dien­cia USA son im­pla­ca­bles: del mi­llón dos­cien­tos mil es­pec­ta­do­res del es­treno pa­sa a los al­go más de me­dio mi­llón de los úl­ti­mos dos ca­pí­tu­los. In­ex­pli­ca­ble­men­te, aun­que por suer­te, la se­rie ha si­do re­no­va­da pa­ra una se­gun­da tem­po­ra­da. Ve­re­mos en­ton­ces si con­ti­núa el buen sa­bor de bo­ca del fi­nal o re­pe­ti­rá el plan­tea­mien­to an­ti­té­ti­co de th­ri­ller pau­sa­do e in­tros­pec­ti­vo del ini­cio. En cual­quier ca­so, ha­brá que es­pe­rar ca­si un año, con lo que pro­ba­ble­men­te sea ne­ce­sa­rio vol­ver a ver la pri­me­ra tem­po­ra­da an­tes de co­men­zar con la se­gun­da. Esa es una la­bor que es una de­li­cia cuan­do ha­bla­mos de Doc­tor Who o The Lef­to­vers, pe­ro que en es­te ca­so pro­vo­ca una cier­ta pe­re­za. Ya ve­re­mos.

Co­mo no­ta fi­nal bas­te se­ña­lar que, co­mo tan­tas otras ve­ces he la­men­ta­do en es­te blog, The Ex­pan­se no es­tá anun­cia­da, es­pe­ra­da ni pro­gra­ma­da en Es­pa­ña. Al hi­lo de la en­tra­da an­te­rior, es sor­pren­den­te que una ca­de­na con su­cur­sal en nues­tro país sea in­ca­paz de fre­nar la san­gría de po­ten­cia­les es­pec­ta­do­res ha­cien­do el es­fuer­zo de pro­gra­mar sus se­ries en el res­to del mun­do en fe­chas al me­nos cer­ca­nas a su es­treno en USA, tal co­mo ya ha­cen por ejem­plo FOX con Mar­ve­l’s Agents of S.H.I.E.L.D. o TNT con Big Bang. Ayer en la XXX ga­la de los Pre­mios Go­ya, An­to­nio Re­si­nes vol­vía a in­sis­tir en el man­tra de las des­car­gas, ade­más de ha­cer una inú­til y ana­cró­ni­ca de­fen­sa de los vi­deo­clubs. Mien­tras avan­za­mos, im­pa­ra­ble e irre­vo­ca­ble­men­te, ha­cia los con­te­ni­dos en la nu­be, en Es­pa­ña la in­dus­tria si­gue dán­do­se ti­ros en el pie.