Un mo­men­ti­to, que voy a es­cri­bir una te­sis doc­to­ral y en­se­gui­da vuel­vo

Man­te­ner vi­vo un blog es en sí bas­tan­te com­pli­ca­do: bus­car un asun­to in­tere­san­te so­bre el que es­cri­bir, ha­cer­lo de for­ma ame­na y en­con­trar el tiem­po su­fi­cien­te no es na­da fá­cil, y mu­cho me­nos si ade­más se le pre­ten­de dar una cier­ta pe­rio­di­ci­dad. Pa­ra un afi­cio­na­do a con­tar co­sas, cum­plir to­das las pre­mi­sas es ca­si im­po­si­ble a po­co que se le cru­cen otras ac­ti­vi­da­des y otras res­pon­sa­bi­li­da­des.

Dos años com­ple­tos de se­quía en in­ter­net es mu­cho tiem­po. Ya un só­lo mes lo es. Si hu­bie­ra te­ni­do un nú­me­ro acep­ta­ble de se­gui­do­res los ha­bría per­di­do al po­co tiem­po de aban­do­nar la pu­bli­ca­ción, pe­ro la ven­ta­ja de que te lean na­da más que los ami­gos per­mi­te re­su­ci­tar­lo ca­si eter­na­men­te, lo que es mag­ní­fi­co pa­ra mí, que ni vi­vo de es­to ni ne­ce­si­to de­ma­sia­do pú­bli­co pa­ra sol­tar mis pa­rra­fa­das. Pe­ro aún así, en to­do es­te tiem­po más de una vez he in­ten­ta­do pu­bli­car al­go, ob­via­men­te sin for­tu­na.

Co­mo avan­zo en el tí­tu­lo, du­ran­te to­do es­te tiem­po he es­ta­do de­di­ca­do a es­cri­bir (ma­que­tar, en­cua­der­nar, pre­pa­rar y de­fen­der) mi te­sis doc­to­ral, en la que la cien­cia fic­ción es una de las pro­ta­go­nis­tas prin­ci­pa­les, jun­to al ci­ne y la ar­qui­tec­tu­ra. Afi­ción y pro­fe­sión jun­tas al fin en un pro­ce­so que ter­mi­nó fe­liz­men­te el pa­sa­do sie­te de abril. Una vez ce­rra­do un ci­clo (que siem­pre abre otro) y tras el des­can­so neu­ro­nal co­rres­pon­dien­te, me pro­pon­go re­to­mar la ac­ti­vi­dad del blog, co­men­zan­do aho­ra mis­mo, pe­ro aña­dien­do al­gún gi­ro te­má­ti­co.

Ha­ber es­cri­to una te­sis so­bre cien­cia fic­ción me ha apor­ta­do un es­pe­cial con­tac­to con muy dis­tin­tas ideas de fu­tu­ro, que han pro­vo­ca­do un efec­to sor­pren­den­te: ha­cer­me des­cu­brir que la tec­no­lo­gía y ese fu­tu­ro, tan­to el que des­cri­ben las pe­lí­cu­las y las no­ve­las co­mo el que vi­vi­mos y pro­yec­ta­mos, tie­nen en reali­dad bas­tan­te po­co que ver. Am­bas co­sas tie­nen re­la­ción, pe­ro es me­ra­men­te cir­cuns­tan­cial. El por­ve­nir y su idea los con­for­man y mo­de­lan las so­cie­da­des, y la tec­no­lo­gía so­lo las acom­pa­ña.

Pe­ro el des­cu­bri­mien­to fun­da­men­tal ha si­do ad­ver­tir que pa­se lo que pa­se, y en cual­quier ac­ti­vi­dad, siem­pre se aca­ba ha­blan­do de uno mis­mo y de las pro­pias in­quie­tu­des. Aque­llo de lo que se es­cri­be es so­lo el fil­tro me­dian­te el cual se ca­mu­fla. Tam­bién me he da­do cuen­ta de que pre­fie­ro lo trans­ver­sal a lo mo­no­grá­fi­co, y en con­se­cuen­cia, que pre­ten­der man­te­ner es­te blog mi­ran­do ex­clu­si­va­men­te a la cien­cia fic­ción so­lo va a pro­vo­car, tras tan­tos in­ten­tos, su in­exo­ra­ble des­apa­ri­ción. El ci­ne en ge­ne­ral, la ar­qui­tec­tu­ra, la po­lí­ti­ca, la so­cie­dad, son cam­pos que pue­den ha­blar del fu­tu­ro tan­to co­mo la cien­cia fic­ción mis­ma, y pre­ten­do ha­blar de ellos cuan­do sea opor­tuno, in­ten­tan­do siem­pre que ese fu­tu­ro sea el hi­lo con­duc­tor de ca­da re­fle­xión o ca­da his­to­ria.

Pa­ra ter­mi­nar so­lo me que­da re­cor­dar que el pa­sa­do 19 de mar­zo cum­pli­mos, muy en si­len­cio, seis años de vi­da, y que el quin­to ni si­quie­ra lo ce­le­bra­mos. Os de­bo dos cuen­tos de Clar­ke, y aquí los te­néis: El cie­lo cruel y Los nue­ve mil mi­llo­nes de nom­bres de Dios.

Edi­to: El en­la­ce del se­gun­do cuen­to se mu­rió. Aquí os de­jo otro: Los nue­ve bi­llo­nes de nom­bres de Dios.