X, Y, Z

An­tes de se­guir le­yen­do de­bes vi­si­tar es­ta en­tra­da en Mi­cro­sier­vos. Co­mo ya di­je en al­gu­na en­tra­da an­ti­gua, no soy de­ma­sia­do ami­go de en­la­zar o re­pro­du­cir en­tra­das de otras bi­tá­co­ras, pe­ro en es­pe­cia­les oca­sio­nes es muy ilus­tra­ti­vo.

Una par­te de la cues­tión es has­ta qué pun­to el es­pí­ri­tu hu­mano es ca­paz de in­ge­niar cual­quier co­sa, cual­quie­ra, con un po­co de in­ge­nio y cua­tro du­ros. Nin­gu­na NA­SA sus­ti­tui­rá nun­ca esa ac­ti­tud. Pe­ro la par­te fun­da­men­tal de la cues­tión es otra y me la su­gi­rió la fo­to que ilus­tra la en­tra­da.

90 000 pies de al­tu­ra pa­re­cen mu­cho, pe­ro en reali­dad sig­ni­fi­can me­nos de la mi­tad de la dis­tan­cia en­tre Ma­drid y Gua­da­la­ja­ra, por ejem­plo. 28 ki­ló­me­tros, dos ter­cios de un ma­ra­tón, que co­rrien­do se ha­cen en, más o me­nos, cua­tro ho­ras por un afi­cio­na­do. Si pu­dié­ra­mos ca­mi­nar, o co­rrer, o mu­cho me­jor ir en co­che ha­cia arri­ba, en diez o quin­ce mi­nu­tos es­ta­ría­mos vien­do lo que la fo­to nos mues­tra.

La cues­tión es sen­ci­lla. Si ha­ce­mos 28 ki­ló­me­tros ha­cia el nor­te, sur, es­te u oes­te, siem­pre en­con­tra­re­mos al­guien ca­si de nues­tro pue­blo. Si re­co­rre­mos esa dis­tan­cia ha­cia arri­ba, la pers­pec­ti­va cam­bia li­ge­ra­men­te. Siem­pre hay al­gún lu­gar en el que las co­sas se ven con más cla­ri­dad.