Por qué me gus­ta la cien­cia (II)

Y no soy un cien­tí­fi­co, al me­nos al uso. Y el in­sul­to a la in­te­li­gen­cia me en­fu­re­ce. Me ex­pli­co.

Mi ac­ti­vi­dad co­mo lec­tor de blogs y de me­dios tra­di­cio­na­les (en in­ter­net) es di­la­ta­da. No ten­go pre­fe­ren­cia por la orien­ta­ción ideo­ló­gi­ca de las per­so­nas que es­cri­ben siem­pre que no in­ten­ten en­ga­ñar­me ni –co­mo di­je an­tes– in­sul­tar a mi in­te­li­gen­cia.

No sue­lo co­men­tar en bi­tá­co­ras (mu­cho me­nos en las de los pe­rió­di­cos) y si al­gu­na vez lo he he­cho, ha si­do pa­ra co­rre­gir al­gu­na in­exac­ti­tud o pa­ra ex­pre­sar mi ra­zo­na­da opi­nión con­tra­ria a al­gún ar­gu­men­to con el que dis­cre­po pro­fun­da­men­te. Na­da ex­tra­ño, a mi mo­do de ver.

Pues bien, aun­que pa­rez­ca una pe­ro­gru­lla­da, só­lo en­cuen­tro ac­ti­tu­des po­si­ti­vas en blogs cien­tí­fi­cos o de­di­ca­dos a la di­vul­ga­ción de la cien­cia. Só­lo en ellos he ha­lla­do per­so­nas ca­pa­ces de dis­cu­tir con ama­bi­li­dad pun­tos de vis­ta con­tra­rios a los pro­pios, con es­pí­ri­tu cons­truc­ti­vo. Nun­ca con con­des­cen­den­cia ni con su­fi­cien­cia. Son si­tios don­de el lec­tor se sien­te có­mo­do par­ti­ci­pan­do, don­de las du­das que se plan­tean se dis­cu­ten sin pre­jui­cios y don­de se co­la­bo­ra en el plan­tea­mien­to y la re­so­lu­ción de cues­tio­nes que preo­cu­pan al pú­bli­co que vi­si­ta el si­tio.

Por des­gra­cia, no en to­dos los blogs se pro­ce­de del mis­mo mo­do. La­men­ta­ble­men­te. El con­tra­pun­to lo dan los blogs ideo­ló­gi­ca­men­te orien­ta­dos. Sue­len ser si­tios don­de los lec­to­res y el/los autor/es se de­di­can a do­rar­se las res­pec­ti­vas píl­do­ras has­ta la náu­sea, ca­li­fi­can­do de troll (co­mo po­co) a to­do aquél que ama­ble­men­te dis­cre­pa de sus pon­ti­fi­ca­les te­sis, no tie­nen su mis­mo sen­ti­do del hu­mor u osan co­rre­gir una in­exac­ti­tud evi­den­te en al­guno de sus es­cri­tos (no me pre­gun­ten por qué los leo; qui­zá al­gu­na vez pu­bli­ca­ron al­go que me pa­re­ció in­tere­san­te y no los he bo­rra­do del lec­tor de feeds, qué se yo).

Así, es ab­so­lu­ta­men­te im­po­si­ble man­te­ner una con­ver­sa­ción me­dia­na­men­te in­te­li­gen­te so­bre el abor­to o los to­ros en una bi­tá­co­ra de orien­ta­ción pro­gre­sis­ta o so­bre el ma­tri­mo­nio ho­mo­se­xual o el cam­bio cli­má­ti­co en uno con­ser­va­dor. Es co­mo in­ten­tar dis­cu­tir so­bre la Teo­ría de la Evo­lu­ción en un fo­ro de cris­tia­nos evan­gé­li­cos. Al me­nos ellos van a las cla­ras y no pre­su­men de in­te­lec­tua­les.

Tan­to la re­li­gión co­mo el ateís­mo son cues­tio­nes de fe. Y la cien­cia, le­jos de ne­gar una o afir­mar la otra, lo úni­co que ha­ce es pres­cin­dir de ellas pa­ra avan­zar.