Star Trek (2009)

Tras la en­tu­sias­ta crí­ti­ca de los me­dios es­pe­cia­li­za­dos ame­ri­ca­nos al fi­nal de Battles­tar Ga­lac­ti­ca, y la ti­bie­za con que los mis­mos me­dios han re­ci­bi­do a Star Trek (pe­se a ha­ber si­do un bom­ba­zo en ta­qui­lla), me da por pen­sar que soy un bi­cho ra­ro.

A mí Star Trek me pa­re­ce una pe­lí­cu­la ma­ra­vi­llo­sa.

Un guión he­cho con un ca­ri­ño que se per­ci­be en ca­da fra­se. Con el rit­mo jus­to. Con gui­ños al fan­dom do­si­fi­ca­dos con una de­li­ca­de­za ad­mi­ra­ble. Con una ha­bi­li­dad en­co­mia­ble ma­ne­jan­do los tiem­pos. Pe­ro so­bre to­do, que par­te de una idea ge­nial, no por sí mis­ma, sino por­que cons­ti­tu­ye el diag­nós­ti­co del fra­ca­so de In­su­rrec­ción, Né­me­sis y En­ter­pri­se.

De­jé­mos­nos de ton­te­rías y de res­pe­tos. To­do tie­ne su fan­dom, y el de ST va pa­ra los cua­ren­ta y tres años. Des­gra­cia­da­men­te, y que me per­do­nen los co­rrec­tos, Star Trek es la fran­qui­cia con más gen­te ra­ri­ta por me­tro cua­dra­do del mun­do. Hay quien se ca­sa ves­ti­do de al­mi­ran­te de la flo­ta es­te­lar o va a tra­ba­jar con un tri­cor­der. Per­dón, pe­ro eso ra­ya un po­co la en­fer­me­dad. En­tien­do el afán de al­gu­nos que se lla­man trek­kers de di­fe­ren­ciar­se de los trek­kies, pa­ra que no les va­yan dan­do co­lle­jas por los pa­si­llos.

Por cul­pa de los ra­ri­tos (los que se sa­ben por qué los an­do­ria­nos tie­nen an­te­nas y cuál es la es­ta­tu­ra me­dia de un fe­ren­gi hem­bra) el uni­ver­so Trek se ha ido con­vir­tien­do en una es­pe­cie de den­sa ma­yo­ne­sa in­tran­si­ta­ble gra­cias al fa­rra­go­so ca­non. Ellos no po­drán so­por­tar la ka­ta­na del nue­vo Su­lu, por­que co­mo to­dos sa­ben, Su­lu usa flo­re­te y ade­más Geor­ge Ta­kei di­jo en no­se­qué ex­tras de TOS que no que­ría que lo iden­ti­fi­ca­ran con el tó­pi­co ja­po­nés… Por eso fra­ca­só Ne­me­sis. Por eso fra­ca­só En­ter­pri­se. Pe­se a te­ner dos de las tem­po­ra­das más so­ber­bias de to­do ST (la idea de la ‘pre­cue­la’ es lo me­jor que pu­die­ron ha­cer), ya no po­día so­por­tar el pe­so de 40 años de cas­pa ca­nó­ni­ca, de se­sen­to­nes re­bo­san­do lor­zas por fue­ra de sus uni­for­mes de la flo­ta y de ávi­dos bus­ca­do­res de erra­tas en to­das y ca­da una de las es­ce­nas de ca­da una de las se­ries. Star Trek no re­ven­tó; im­plo­tó por la pre­sión de los ta­li­ba­nes es­te­la­res.

El uni­ver­so es­pe­jo y las lí­neas tem­po­ra­les al­ter­na­ti­vas (qué mag­ní­fi­ca y pre­cur­so­ra In Harms Way, del fan fic­tion New Vo­ya­ges, es­cri­ta por Doug Drex­ler y Erik Korn­gold y di­ri­gi­da por Jack Marshall), sin em­bar­go, no die­ron lu­gar a nin­gún es­car­ceo se­rio. Han te­ni­do que lle­gar Alex Kur­tz­man y Ro­ber­to Or­ci pa­ra te­ner la idea ge­nial. La nue­va lí­nea tem­po­ral es la nue­va Star Trek. Y ade­más pue­den vol­ver a la lí­nea ori­gi­nal cuan­do quie­ran. Pue­den ha­cer cru­ces, pa­ra­le­lis­mos y fu­sio­nes con to­do el uni­ver­so que ya exis­te, y ade­más lo que les dé la ga­na con el nue­vo. Glo­rio­sa pe­dorre­ta a los fun­da­men­ta­lis­tas.

Y ade­más los ac­to­res son bue­nos, jó­ve­nes y gua­pos. La ac­ción, tre­pi­dan­te. La his­to­ria, mag­ní­fi­ca. Los efec­tos, es­pec­ta­cu­la­res. Y los tí­tu­los del final…emocionantes.

Lar­ga y prós­pe­ra vi­da a Star Trek, y yo que lo vea.