Ma­ni­fies­to en de­fen­sa de los de­re­chos fun­da­men­ta­les en In­ter­net

An­te la in­clu­sión en el An­te­pro­yec­to de Ley de Eco­no­mía sos­te­ni­ble de mo­di­fi­ca­cio­nes le­gis­la­ti­vas que afec­tan al li­bre ejer­ci­cio de las li­ber­ta­des de ex­pre­sión, in­for­ma­ción y el de­re­cho de ac­ce­so a la cul­tu­ra a tra­vés de In­ter­net, los pe­rio­dis­tas, blog­gers, usua­rios, pro­fe­sio­na­les y crea­do­res de in­ter­net ma­ni­fes­ta­mos nues­tra fir­me opo­si­ción al pro­yec­to, y de­cla­ra­mos que…

1.- Los de­re­chos de au­tor no pue­den si­tuar­se por en­ci­ma de los de­re­chos fun­da­men­ta­les de los ciu­da­da­nos, co­mo el de­re­cho a la pri­va­ci­dad, a la se­gu­ri­dad, a la pre­sun­ción de inocen­cia, a la tu­te­la ju­di­cial efec­ti­va y a la li­ber­tad de ex­pre­sión.

2.- La sus­pen­sión de de­re­chos fun­da­men­ta­les es y de­be se­guir sien­do com­pe­ten­cia ex­clu­si­va del po­der ju­di­cial. Ni un cie­rre sin sen­ten­cia. Es­te an­te­pro­yec­to, en con­tra de lo es­ta­ble­ci­do en el ar­tícu­lo 20.5 de la Cons­ti­tu­ción, po­ne en ma­nos de un ór­gano no ju­di­cial ‑un or­ga­nis­mo de­pen­dien­te del mi­nis­te­rio de Cultura‑, la po­tes­tad de im­pe­dir a los ciu­da­da­nos es­pa­ño­les el ac­ce­so a cual­quier pá­gi­na web.

3.- La nue­va le­gis­la­ción crea­rá in­se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca en to­do el sec­tor tec­no­ló­gi­co es­pa­ñol, per­ju­di­can­do uno de los po­cos cam­pos de desa­rro­llo y fu­tu­ro de nues­tra eco­no­mía, en­tor­pe­cien­do la crea­ción de em­pre­sas, in­tro­du­cien­do tra­bas a la li­bre com­pe­ten­cia y ra­len­ti­zan­do su pro­yec­ción in­ter­na­cio­nal.

4.- La nue­va le­gis­la­ción pro­pues­ta ame­na­za a los nue­vos crea­do­res y en­tor­pe­ce la crea­ción cul­tu­ral. Con In­ter­net y los su­ce­si­vos avan­ces tec­no­ló­gi­cos se ha de­mo­cra­ti­za­do ex­tra­or­di­na­ria­men­te la crea­ción y emi­sión de con­te­ni­dos de to­do ti­po, que ya no pro­vie­nen pre­va­len­te­men­te de las in­dus­trias cul­tu­ra­les tra­di­cio­na­les, sino de mul­ti­tud de fuen­tes di­fe­ren­tes.

5.- Los au­to­res, co­mo to­dos los tra­ba­ja­do­res, tie­nen de­re­cho a vi­vir de su tra­ba­jo con nue­vas ideas crea­ti­vas, mo­de­los de ne­go­cio y ac­ti­vi­da­des aso­cia­das a sus crea­cio­nes. In­ten­tar sos­te­ner con cam­bios le­gis­la­ti­vos a una in­dus­tria ob­so­le­ta que no sa­be adap­tar­se a es­te nue­vo en­torno no es ni jus­to ni rea­lis­ta. Si su mo­de­lo de ne­go­cio se ba­sa­ba en el con­trol de las co­pias de las obras y en In­ter­net no es po­si­ble sin vul­ne­rar de­re­chos fun­da­men­ta­les, de­be­rían bus­car otro mo­de­lo.

6.- Con­si­de­ra­mos que las in­dus­trias cul­tu­ra­les ne­ce­si­tan pa­ra so­bre­vi­vir al­ter­na­ti­vas mo­der­nas, efi­ca­ces, creí­bles y ase­qui­bles y que se ade­cuen a los nue­vos usos so­cia­les, en lu­gar de li­mi­ta­cio­nes tan des­pro­por­cio­na­das co­mo in­efi­ca­ces pa­ra el fin que di­cen per­se­guir.

7.- In­ter­net de­be fun­cio­nar de for­ma li­bre y sin in­ter­fe­ren­cias po­lí­ti­cas aus­pi­cia­das por sec­to­res que pre­ten­den per­pe­tuar ob­so­le­tos mo­de­los de ne­go­cio e im­po­si­bi­li­tar que el sa­ber hu­mano si­ga sien­do li­bre.

8.- Exi­gi­mos que el Go­bierno ga­ran­ti­ce por ley la neu­tra­li­dad de la Red en Es­pa­ña, an­te cual­quier pre­sión que pue­da pro­du­cir­se, co­mo mar­co pa­ra el desa­rro­llo de una eco­no­mía sos­te­ni­ble y rea­lis­ta de ca­ra al fu­tu­ro.

9.- Pro­po­ne­mos una ver­da­de­ra re­for­ma del de­re­cho de pro­pie­dad in­te­lec­tual orien­ta­da a su fin: de­vol­ver a la so­cie­dad el co­no­ci­mien­to, pro­mo­ver el do­mi­nio pú­bli­co y li­mi­tar los abu­sos de las en­ti­da­des ges­to­ras.

10.- En de­mo­cra­cia las le­yes y sus mo­di­fi­ca­cio­nes de­ben apro­bar­se tras el opor­tuno de­ba­te pú­bli­co y ha­bien­do con­sul­ta­do pre­via­men­te a to­das las par­tes im­pli­ca­das. No es de re­ci­bo que se reali­cen cam­bios le­gis­la­ti­vos que afec­tan a de­re­chos fun­da­men­ta­les en una ley no or­gá­ni­ca y que ver­sa so­bre otra ma­te­ria.

Es­te ma­ni­fies­to, ela­bo­ra­do de for­ma con­jun­ta por va­rios au­to­res, es de to­dos y de nin­guno. Si quie­res su­mar­te a él, di­fún­de­lo por In­ter­net.