Pros­pec­ti­va

Me he re­sis­ti­do des­de el ini­cio de es­te blog a ci­tar tex­tual­men­te ar­tícu­los o tex­tos com­ple­tos de otros au­to­res. Es más, creo y es­pe­ro que se­rá la pri­me­ra y la úl­ti­ma. No obs­tan­te, y da­do el con­te­ni­do del ar­tícu­lo que voy a re­pro­du­cir, me veo en la obli­ga­ción de di­fun­dir­lo, por va­rias ra­zo­nes. Una, por­que vie­ne de uno de mis blogs ra­ros fa­vo­ri­tos; dos, por­que na­die que yo co­noz­ca ha ex­pues­to de una ma­ne­ra me­nos dog­má­ti­ca y más ama­ble (sin fal­tar a la reali­dad) una vi­sión tan po­co pre­jui­cio­sa del pre­sen­te y del fu­tu­ro cer­ca­nos; tres, por­que no he en­con­tra­do una re­fle­xión más lim­pia so­bre el fu­tu­ro des­de ha­ce (mu­chí­si­mo) tiem­po, y por úl­ti­mo, por­que du­do que na­die me de­nun­cie a la SGAE. Al fin y al ca­bo, fa­mi­liae nihil a me alie­num pu­to.

El hom­bre y su vi­da so­bre es­te pla­ne­ta (VI), por Adol­fo Cas­ti­lla. 24 de sep­tiem­bre de 2007.

Tres pe­que­ñas re­fle­xio­nes al hi­lo de es­ta bre­ve in­cur­sión en la Fi­lo­so­fía y en la Cien­cia. Una, la cons­ta­ta­ción de que la pér­di­da de re­fe­ren­cias que su­pu­so el Re­na­ci­mien­to y la en­tra­da en la fi­lo­so­fía mo­der­na, de­bió ser in­com­pa­ra­ble­men­te más in­ten­sa y gra­ve que la cri­sis ac­tual del pen­sa­mien­to. Re­vi­san­do la la­bor de los gran­des fi­ló­so­fos nos pa­re­ce to­do un pro­ce­so ló­gi­co y con­ti­nuo, pe­ro na­die nos ha­bla de lo que de­bió ser la vi­da de las per­so­nas co­rrien­tes. De al­go de eso te­ne­mos crue­les mues­tras: Gior­dano Bruno, en­tre mu­chos otros, fue acu­sa­do de he­re­je y que­ma­do vi­vo en la pla­za pú­bli­ca. Otra, la cons­ta­ta­ción tam­bién de que los gran­des des­cu­bri­mien­tos fi­lo­só­fi­cos de ha­ce tres si­glos es­tán hoy so­me­ti­dos de nue­vo a re­vi­sión. Y una ter­ce­ra, que en pa­ra­le­lo con esos avan­ces del pen­sa­mien­to de ayer y de hoy, en pa­ra­le­lo con las du­das y va­ci­la­cio­nes, los hom­bres en la épo­ca de la Ilus­tra­ción y en la épo­ca ac­tual, si­guen avan­zan­do en el de­sa­rro­llo de nue­vas tec­no­lo­gías y nue­vos ser­vi­cios, apa­ren­te­men­te sin gran­des co­ne­xio­nes en­tre am­bas ac­ti­vi­da­des.

La no ad­mi­sión de dog­mas es al­go im­plí­ci­to a es­ta cul­tu­ra de fi­nal del mi­le­nio y de ello al­gu­nos sa­can con­clu­sio­nes muy pe­si­mis­tas. Apar­te de los que sen­ci­lla­men­te no re­fle­xio­nan o de los que só­lo pien­san en el cor­to pla­zo y en el be­ne­fi­cio in­me­dia­to, cua­tro gran­des ac­ti­tu­des re­fle­xi­vas pue­den en­con­trar­se hoy en­tre no­so­tros. Una, la pe­si­mis­ta: reac­ti­va, con­ser­va­do­ra y en sus peo­res ver­sio­nes, apo­ca­líp­ti­ca, fun­da­men­ta­lis­ta y dog­má­ti­ca. Otra, la op­ti­mis­ta a ul­tran­za: la tec­no­lo­gía y la cien­cia nos ha traí­do has­ta aquí y la tec­no­lo­gía y la cien­cia nos sa­ca­rá de aquí. Otra, la es­cép­ti­ca: qui­zás re­fle­ja­da en la fra­se de Isaiah Ber­lin, «Creo que el es­cep­ti­cis­mo es un va­lor eterno que de­be­mos pre­ser­var. Flo­ta­mos en un bar­co sin ca­pi­tán e ig­no­ra­mos dón­de es­tá el puer­to. Hay que se­guir, pues, na­ve­gan­do» Y una cuar­ta, a la que me gus­ta­ría ads­cri­bir­me, la evo­lu­ti­va: pa­ra bien o pa­ra mal nues­tro mun­do es­tá en mar­cha y, a pe­sar de to­dos los ma­les en él vi­gen­tes, un por­cen­ta­je ca­da vez más am­plio de nues­tra po­bla­ción pa­re­ce vi­vir me­dia­na­men­te bien du­ran­te ca­da vez más lar­gos pe­rio­dos de tiem­po. Por otra par­te, nues­tro pla­ne­ta, nues­tro sis­te­ma so­lar y nues­tra ra­za pue­den des­apa­re­cer ma­ña­na, pe­ro tam­bién pue­den du­rar cin­cuen­ta mi­le­nios más, co­mo nos di­cen as­tró­no­mos y cos­mó­lo­gos. En re­su­men, no es ma­la idea co­la­bo­rar con la evo­lu­ción en cuan­to al des­tino de eso a lo que hoy lla­ma­mos Hom­bre. (Ver Sor­man, 1991 y Te­za­nos, Mon­te­ro y Diaz 1997)

La úl­ti­ma pue­de que sea una ac­ti­tud pros­pec­ti­va, ya que el ver­da­de­ro pros­pec­ti­vis­ta de­be ser co­mo el ti­mo­nel de un bar­co en me­dio de la tem­pes­tad. Su mi­sión es la de no aban­do­nar el ti­món y te­ner es­pe­ran­za en que la cal­ma lle­ga­rá y el sol vol­ve­rá a sa­lir co­mo ca­da ma­ña­na. Mien­tras tan­to, ro­lar con el vien­to y con­tri­buir con su es­fuer­zo a sa­car par­ti­do del em­pu­je de las olas adap­tán­do­se a ellas, es la me­jor re­co­men­da­ción. Al me­nos esa es la apues­ta de una pros­pec­ti­vis­ta, o fu­tu­ris­ta, ame­ri­ca­na muy ac­ti­va en los años 90, Bar­ba­ra Max Hub­bar, au­to­ra de li­bros éxi­to ta­les co­mo Cons­cious Evo­lu­tion y The Re­ve­la­tion. A Mes­sa­ge of Ho­pe for the New Mi­llen­nium. (Max Hub­bar, 1995 y 1998)

Con­tri­buir con la evo­lu­ción y acep­tar cons­cien­te­men­te el pa­pel de co-crea­do­res con Dios de nues­tro mun­do, es la pro­pues­ta de es­ta au­to­ra. Ideas co­mo, que la ver­da­de­ra na­tu­ra­le­za de nues­tro mun­do es la trans­for­ma­ción y el cam­bio, que es­ta­mos en me­dio de una gran me­ta­mor­fo­sis o cam­bio cuán­ti­co, que acep­tar­lo y co­la­bo­rar a la tran­si­ción son las pos­tu­ras ade­cua­das y que es po­si­ble un «des­per­tar» del hom­bre mo­derno y la apa­ri­ción de una cons­cien­cia co­lec­ti­va a fa­vor de un mun­do me­jor que el ac­tual, son des­cri­tas en sus obras y sus con­fe­ren­cias con gran po­der de per­sua­sión. Exis­te se­gún ella la po­si­bi­li­dad cla­ra de la apa­ri­ción en nues­tro mun­do de una cons­cien­cia co­lec­ti­va, éti­ca, eco­lo­gis­ta, evo­lu­ti­va, hu­ma­nis­ta y es­pi­ri­tua­lis­ta, que per­mi­ta al mun­do con­ju­rar y su­pe­rar las ame­na­zas pro­ce­den­tes de la po­lu­ción y el de­te­rio­ro del me­dio am­bien­te, de la tec­no­lo­gía avan­za­da de nues­tros días, del ago­ta­mien­to de los re­cur­sos na­tu­ra­les, de la su­per­po­bla­ción y, de la des­igual­dad, en­tre otros pro­ble­mas. Ex­pli­car có­mo ese sal­to ha­cia la evo­lu­ción cons­cien­te se pue­de dar e in­vi­tar a los ha­bi­tan­tes de nues­tro mun­do a ha­cer­lo, es tam­bién par­te de lo que sus li­bros y las ins­ti­tu­cio­nes por ella crea­das, es­tán tra­tan­do de ha­cer.» 

Pues mu­chas gra­cias, don Adol­fo, y aní­men­se y vi­si­ten es­te blog.

Pa­ra más in­for­ma­ción so­bre Bar­ba­ra Max Hub­bard, es­tán dis­po­ni­bles los si­guien­tes en­la­ces:

http://www.barbaramarxhubbard.com

http://en.wikipedia.org/wiki/Barbara_Marx_Hubbard

http://www.evolve.org/pub/doc/index2.html