Crea­do­res de opi­nión

Es te­rro­rí­fi­co com­pro­bar­lo, pe­ro si se pre­gun­ta a al­guien por el tra­to que la pren­sa da a los te­mas re­la­cio­na­dos con su pro­fe­sión, la res­pues­ta más sua­ve que se ob­tie­ne es «po­co ri­gu­ro­so». Sin­ce­ra­men­te y sin exa­ge­ra­cio­nes, es co­ti­diano ver a al­gún ami­go o co­no­ci­do lle­var­se las ma­nos a la ca­be­za le­yen­do ar­tícu­los pe­rio­dís­ti­cos es­cri­tos de cual­quier ma­ne­ra, fal­tan­do a la ver­dad, omi­tien­do da­tos fun­da­men­ta­les o con­fun­dien­do tér­mi­nos, mé­to­dos, nom­bres o con­cep­tos. Y só­lo es­toy ha­blan­do de da­tos ob­je­ti­vos, que pue­de com­pro­bar cual­quier per­so­na con su­ma fa­ci­li­dad (con mu­cha más fa­ci­li­dad que cuan­do exis­tía el ri­gor pe­rio­dís­ti­co), no en­tro en te­mas sub­je­ti­vos, ni por su­pues­to po­lí­ti­cos.

La cien­cia, en cual­quie­ra de sus fa­ce­tas, es la ma­yor dam­ni­fi­ca­da.

El pro­ble­ma de es­ta ac­ti­tud, que com­par­ten ‑sin atis­bo al­guno de ver­güen­za- to­dos y ca­da uno de los me­dios es­cri­tos y au­dio­vi­sua­les de nues­tro país, es que real­men­te crean opi­nión, usan­do in­for­ma­ción erró­nea y con­fun­dien­do, in­du­cien­do a erro­res, a ve­ces gra­ves, a gran­des sec­to­res de la so­cie­dad, que de­po­si­tan su con­fian­za en la in­for­ma­ción que re­ci­ben de los me­dios tra­di­cio­nal­men­te se­rios.

Ha­ce unos días es­cu­cha­ba la ra­dio en el co­che cuan­do el pro­gra­ma «Ju­lia en la on­da», de Ju­lia Ote­ro, aglu­ti­nó la ma­yor can­ti­dad de bar­ba­ri­da­des por mi­nu­to que yo ha­bía es­cu­cha­do des­de ha­cía tiem­po. La pri­me­ra, un clá­si­co. In­ter­net es un in­ven­to mi­li­tar. An­tón Reixa di­xit. Y los or­de­na­do­res tam­bién, hom­bre. Lea us­ted so­bre lo que di­ce. Pa­ra ser un in­te­lec­tual, no só­lo hay que pa­re­cer­lo.

Tam­bién di­jo que no en­ten­día pa­ra qué ha­bía­mos ido a la lu­na, el lum­bre­ras. Con la de co­sas que ha­cen fal­ta aquí. Otro clá­si­co.

La­men­ta­ble­men­te la pre­sen­ta­do­ra des­pués co­nec­tó con Je­sús Her­mi­da, ex­cel­so na­rra­dor pa­ra TVE del even­to más im­por­tan­te de la his­to­ria de la Hu­ma­ni­dad, que ocu­rrió el 20 de ju­lio de 1969. En­tre chan­zas lle­ga­ban a la con­clu­sión de lo po­co que ha­bía apor­ta­do la ca­rre­ra es­pa­cial a la hu­ma­ni­dad, con los 25.000 mi­llo­nes de dó­la­res que se ha­bían in­ver­ti­do.

Los es­tu­dios rea­li­za­dos al res­pec­to in­di­can que por ca­da dó­lar in­ver­ti­do en la in­ves­ti­ga­ción es­pa­cial, se han re­cu­pe­ra­do en­tre 7 y 20. Ade­más del ke­vlar, el vel­cro, el te­flón, los do­do­tis, los ali­men­tos lio­fi­li­za­dos, sin ha­blar de los avan­ces pu­ra­men­te cien­tí­fi­cos que las mi­sio­nes Apo­lo con­si­guie­ron. Un pu­ña­do de ro­cas sin va­lor, era el re­su­men de lo con­se­gui­do, se­gún los ter­tu­lia­nos. Apa­gué la ra­dio.

En un país en el que los úni­cos pe­rio­dis­tas es­pe­cia­li­za­dos son los de­por­ti­vos y los tau­ri­nos, si­gue ha­bien­do edi­to­res y di­rec­ti­vos que se que­jan de la de­ca­den­cia de los me­dios tra­di­cio­na­les.

Pues va­le.