Pie­dra, pa­pel, ti­je­ras, la­gar­to, Spock

PPTLSHoy he vis­to el cuar­to ca­pí­tu­lo de la tem­po­ra­da de Plu­tón BRB. Ne­ro. Y la sen­sa­ción es que no es­tu­vo mal. Des­pués de die­ci­séis epi­so­dios, la luz al fi­nal del tú­nel. Al­go más de ac­ción, me­jor ac­tua­do (ex­cep­to Ca­ro­li­na Bang, que es in­sal­va­ble), al­go más di­ver­ti­do. In­clu­so me ha arran­ca­do al­gu­na son­ri­sa.

La lás­ti­ma es que ac­to se­gui­do he vis­to el cuar­to ca­pí­tu­lo de la tem­po­ra­da de The Big Bang Theory. Ocu­rren­te, hi­la­ran­te, in­te­li­gen­te, chis­pean­te, di­ver­ti­da, rít­mi­ca. Bien in­ter­pre­ta­da, bien rea­li­za­da, bien mon­ta­da, bien me­di­da. TBBT es una se­rie so­bre fri­quis, con gui­ños pa­ra fri­quis, con ar­gu­men­tos pa­ra fri­quis, que, co­mo Fu­tu­ra­ma, ha­ce pa­sar es­tu­pen­dos ra­tos a cual­quie­ra que la vea, sea fri­qui o no. Es lo bueno de las bue­nas ideas bien desa­rro­lla­das; siem­pre sa­len bien.

Des­gra­cia­da­men­te, Plu­tón es una se­rie me­dio­cre, por no de­cir ma­la, o muy ma­la, por­que se equi­vo­có en el plan­tea­mien­to. El pú­bli­co de una co­me­dia en una na­ve es­pa­cial es el que es. De­be­ría­mos apren­der de una pu­ñe­te­ra vez lo que los ame­ri­ca­nos ha­cen bien, y có­mo se ha­ce; ya lo vi­mos en Sie­te Vi­das, no es tan di­fí­cil. The Big Bang Theory es una co­me­dia pa­ra fri­quis que se emi­te en Pri­me Ti­me y no tie­ne pro­ble­mas de au­dien­cia. Plu­tón BRB. Ne­ro es una co­me­dia pa­ra fri­quis que se emi­te en la 2 a las 11 de la no­che, y que los fri­quis ve­mos por pu­ra mi­li­tan­cia.

Álex de la Igle­sia ha re­su­ci­ta­do el blog de la se­rie, y le­yen­do los úl­ti­mos posts pa­re­ce que es­tá real­men­te com­pla­ci­do con el re­sul­ta­do. No lo en­tien­do, pa­re­ce que es cier­to que uno se enamo­ra de su pro­pia mier­da, y per­dón por la ex­pre­sión. Pe­ro la au­to­com­pla­cen­cia no lle­va ge­ne­ral­men­te a la me­jo­ra de na­da. Es­tan­ca la evo­lu­ción y en­gran­de­ce las mi­se­rias.

La­men­to es­cri­bir una en­tra­da tan ne­ga­ti­va con una co­sa en lu­gar de ha­ber­la re­dac­ta­do en po­si­ti­vo con otra, pe­ro leer el blog de Plu­tón me lo ha im­pe­di­do. Y la me­jor ma­ne­ra de en­sal­zar las bon­da­des de The Big Bang es ani­ma­ros a ver­la. Me­re­ce la pe­na, aun­que no seáis fri­quis.

Yo por mi par­te se­gui­ré mi­li­tan­do ca­da miér­co­les. Qué va­mos a ha­cer.

PD. Los que véis TBBT sa­béis de qué va el tí­tu­lo de es­te post. Los que no, ved la se­rie. Si no que­réis es­pe­rar, os lo es­poi­le­ri­zo a con­ti­nua­ción.