Sa­ra­ma­go y la Lu­na

Cuan­do bus­ca­ba re­fe­ren­cias pa­ra la en­tra­da que lla­mé Pa­pa­rru­chas, en­con­tré es­te ar­tícu­lo de Car­los Ló­pez Díaz, en mi hu­mil­de opi­nión lleno de sen­ti­do co­mún, que coin­ci­de en par­te con el con­te­ni­do de mi post so­bre Dra­gó. Se ex­tien­de so­bre otras his­to­rias y apun­ta un ar­tícu­lo de Jo­sé Sa­ra­ma­go en El País, ti­tu­la­do Lu­na.

Ten­go que re­co­no­cer que Sa­ra­ma­go me cae bien, pe­se a que ca­si to­das las co­sas que di­ce –al mar­gen de la li­te­ra­tu­ra, cla­ro– me pa­re­cen ton­te­rías bas­tan­te so­lem­nes. Qui­zá sea esa ima­gen que ofre­ce de buen hom­bre, bien in­ten­cio­na­do y mal acon­se­ja­do, la que in­flu­ye en mi áni­mo cuan­do le oi­go des­ba­rrar so­bre cual­quier te­ma que des­co­no­ce de ma­ne­ra ín­ti­ma, y me vuel­ve con­des­cen­dien­te. Lo con­tra­rio que con la ma­yo­ría de los pe­rio­dis­tas es­pe­cia­li­za­dos.

Apro­ve­cho es­ta nue­va opor­tu­ni­dad pa­ra abun­dar en mi pro­fun­do des­pre­cio por la ac­ti­tud de mu­chos in­te­lec­tua­les, que se jac­tan de des­co­no­cer y abo­mi­nar de la tec­no­lo­gía y la Cien­cia. Ver­da­de­ros anal­fa­be­tos fun­cio­na­les en la mi­tad de la sa­bi­du­ría de nues­tra so­cie­dad, que no por eso de­jan de opi­nar so­bre te­mas cien­tí­fi­cos, co­mo la ener­gía y el me­dio am­bien­te. Y di­go es­to sin se­gun­das.

En un ar­tícu­lo be­lla­men­te re­dac­ta­do, y tras flir­tear –co­mo tan­tos otros– con la ve­ra­ci­dad de la lle­ga­da del Hom­bre a la Lu­na, Sa­ra­ma­go, lleno de esa desaso­se­gan­te sau­da­de,  es­cri­be:

[…] lle­go a la de­sola­do­ra con­clu­sión de que al fi­nal nin­gún gran pa­so pa­ra la hu­ma­ni­dad fue da­do y que nues­tro fu­tu­ro no es­tá en las es­tre­llas, sino siem­pre y só­lo en la Tie­rra en que asen­ta­mos los pies. Co­mo ya de­cía en la pri­me­ra de esas cró­ni­cas: No per­da­mos no­so­tros la Tie­rra, que to­da­vía se­rá la úni­ca ma­ne­ra de no per­der la Lu­na’ »

No pue­do es­tar más en desacuer­do. La ex­plo­ra­ción, el des­cu­bri­mien­to, la con­quis­ta de lo des­co­no­ci­do son los mo­to­res que han lle­va­do a la hu­ma­ni­dad a su más al­to gra­do de ci­vi­li­za­ción. Lo con­tra­rio es pu­ro con­ser­va­du­ris­mo. Es mie­do a lo inex­plo­ra­do, es la se­mi­lla del pro­vin­cia­nis­mo más ob­tu­so.

No per­da­mos no­so­tros la Lu­na, que to­da­vía se­rá la úni­ca ma­ne­ra de no per­der la Tie­rra.