Aten­ción, spoi­lers

Ten­go por cos­tum­bre —no sé si ma­la o bue­na— es­pe­rar un tiem­po pru­den­cial an­tes de emi­tir una opi­nión so­bre al­go, al me­nos en pú­bli­co. Eso otor­ga cier­tas ven­ta­jas. La fun­da­men­tal es no ca­gar­la sin ne­ce­si­dad, co­sa que ocu­rre siem­pre que abro la bo­ca sin pen­sar lo que voy a de­cir. He de re­co­no­cer que me voy dis­ci­pli­nan­do en ese as­pec­to. Otra es pres­cin­dir de la na­tu­ral ofus­ca­ción pro­pia de la eu­fo­ria, ira o desa­zón de ca­da mo­men­to, que lle­va a ve­ces a la exal­ta­ción de la amis­tad, otras a la vio­len­cia ver­bal, las me­nos a dar pu­ñe­ta­zos en la me­sa.

«Mal­di­tos hi­jos de la gran pu­ta». Es lo que di­je, en­tre mis ami­gos de más con­fian­za, cuan­do ter­mi­nó el úl­ti­mo ca­pí­tu­lo de Battles­tar Ga­lac­ti­ca. Ha­bía­mos que­da­do pa­ra ver los dos úl­ti­mos ca­pí­tu­los en ese pe­da­zo de plas­ma (en reali­dad, LCD). Eso fue el día 4 de abril, así que ima­gi­nad mi ca­breo, cuan­do veáis la fe­cha de es­ta en­tra­da. Quin­ce días he ne­ce­si­ta­do pa­ra po­ner las co­sas en su si­tio y de­jar de mal­de­cir. Pe­ro des­pués del exabrup­to vino una go­zo­sa anal­ge­sia: Es­pa­cio Pro­fun­do Nue­ve vol­vía a ser mi se­rie de cien­cia fic­ción fa­vo­ri­ta.

Pues sí. Battles­tar Ga­lac­ti­ca (2004, por si las) es pa­ra mí una de las me­jo­res se­ries de la his­to­ria de la te­le­vi­sión, y Deep Spa­ce Ni­ne no. Pe­ro mi se­rie fa­vo­ri­ta de cien­cia fic­ción es Deep Spa­ce Ni­ne y Battles­tar Ga­lac­ti­ca no. —¿Có­mo?— Tam­bién la Tar­dis es más gran­de por den­tro que por fue­ra y na­die se que­ja.

Tan­to BSG co­mo DS9 cuen­tan con un in­gre­dien­te esen­cial de las mo­der­nas se­ries de te­le­vi­sión; un pro­fun­do y ela­bo­ra­do tra­ta­mien­to de los per­so­na­jes, por en­ci­ma en mu­chos ca­sos de la pro­pia tra­ma. La cer­ca­nía con ca­da uno, la his­to­ria per­so­nal, las con­tra­dic­cio­nes, la vi­da apa­ren­te­men­te ac­ce­so­ria; lo que los guio­nis­tas (en­tre ellos el mis­mo Moo­re) con­si­guie­ron con el per­so­na­je de Worf, en prin­ci­pio va­cío, y con otros tan­tos klin­gons; con Jad­zia y Ez­ri Dax, in­clu­so con per­so­na­jes tan ano­di­nos al prin­ci­pio co­mo Ja­ke Sis­ko y Nog, con un per­so­na­je sin ca­ra ni ex­pre­sión co­mo Odo, y so­bre to­do con los ma­gis­tra­les re­tra­tos de Gul Du­kat y Ga­rak, los ha­cen per­fec­ta­men­te com­pa­ra­bles y a ve­ces su­pe­rio­res a Bal­tar, Gae­ta, Dee, Seis, o cual­quie­ra de los per­so­na­jes prin­ci­pa­les, en oca­sio­nes de­ma­sia­do afec­ta­dos en sus in­ter­pre­ta­cio­nes.

La fuer­za de BSG ha si­do re­to­mar una in­tere­san­te his­to­ria (el Éxo­do, ni más ni me­nos), y des­tro­zar las po­si­bles com­pa­ra­cio­nes con la se­rie ori­gi­nal, in­fan­til y ma­ni­quea, tras­la­dán­do­la al pre­sen­te. Re­fle­jar de ver­dad qué sig­ni­fi­ca huir a nin­gún si­tio sin ape­nas es­pe­ran­za, ba­jo un cons­tan­te ace­cho (ver 33′, el pri­me­ro y uno de los me­jo­res ca­pí­tu­los), si­guien­do una es­pe­cie de pro­fe­cía a la que to­dos se afe­rran pa­ra so­bre­vi­vir.

El inevi­ta­ble pa­ra­le­lis­mo con los con­flic­tos ac­tua­les, la cru­da re­fle­xión so­bre el te­rro­ris­mo (la ocu­pa­ción Cy­lon de Nue­va Ca­pri­ca, cul­mi­na­da con la eje­cu­ción de Ellen Tigh), so­bre el ejér­ci­to y la gue­rra (Pe­ga­sus, Ra­zor —la tor­tu­ra de Ca­pri­ca — ), so­bre la leal­tad, la éti­ca y la po­lí­ti­ca (la trai­ción de Gae­ta y Za­rek) so­bre la re­li­gión —lo ve­re­mos más ade­lan­te— el abor­to, la eu­ta­na­sia, en fin, so­bre los te­mas que in­tere­san al ser hu­mano ac­tual, ade­más de re­cor­dar­nos el por­qué del éxi­to de Star Trek: La se­rie ori­gi­nal, tam­bién se lo ha otor­ga­do a Battles­tar Ga­lac­ti­ca, re­tra­tan­do los pro­ble­mas de hoy en un mun­do de ma­ña­na. Ga­lac­ti­ca no tra­ta de los hu­ma­nos de las tre­ce co­lo­nias. Ga­lac­ti­ca es una dis­to­pía pro­yec­ta­da a años luz de dis­tan­cia, pe­ro no por ello me­nos evi­den­te ni cer­ca­na. Por eso so­bra­ba el «150.000 años des­pués». Co­mo han so­bra­do tan­tas otras co­sas, o han fal­ta­do.

Con­ti­nua­rá…